Se multiplican las ayudas para los afectados por el incendio de la Sierra de la Culebra zamorana

La Junta habilita dos líneas de financiación al igual que Caja Rural de Zamora e Iberaval que proponen fondos de emergencia para los damnificados

Destrucción provocada por el incendio forestal en la Sierra de la Culebra (Zamora), que ha arrasado más de 30.000 hectáreas, en la localidad de Otero de Bodas
Destrucción provocada por el incendio forestal en la Sierra de la Culebra (Zamora), que ha arrasado más de 30.000 hectáreas, en la localidad de Otero de Bodas FOTO: Mariam A. Montesinos EFE

Tras el desastre vivido en los últimos días en la Sierra de la Culebra de Zamora, que ha significado el mayor incendio en la historia de Castilla y León, llega el momento de echar una mano a los damnificados por los graves daños provocados por el fuego.

Desde la Diputación de Zamora se ha solicitado la declaración de Zona de Emergencia, petición registrada por el presidente Francisco José Requejo. “Pedimos a las administraciones regional y nacional la mayor celeridad a la hora de compensar y ayudar a la población afectada por este incendio. Las consecuencias han sido catastróficas para el bienestar y la economía de estas comarcas zamoranas y constituyen un grave riesgo para todos los recursos económicos”, sseñalaba,

Desde la Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), se ponen en marcha dos líneas específicas para hacer frente al impacto en la economía de la zona afectada por el incendio de la Sierra de la Culebra en la provincia de Zamora, que ha carbonizado unas 30.000 hectáreas y dañado infraestructuras.

Según informa, las dos líneas de financiación, ya habilitadas a través de préstamos y créditos, están disponibles para hacer frente a las necesidades de recuperación de la actividad económica de los autónomos, pymes y empresas de la zona siniestrada.

Es una primera medida urgente, al margen del Plan de recuperación económico social del territorio que contemplará ayudas públicas para la reconstrucción de infraestructuras públicas y privadas dañadas por el incendios, así como para la compensación de la pérdida de actividad de distintos sectores ocasionada por el mismo.

Las dos líneas se dirigen, en primer lugar, a autónomos y microempresas con menos de diez trabajadores. El objeto del préstamo o crédito está dirigido a inversiones y capital circulante con un tipo de interés fijo máximo de Euribor más el tres por ciento. La cuantía de estas líneas de ayuda está comprendida entre los 6.000 y los 300.000 euros con plazos de devolución entre los 12 y 84 meses con hasta dos años de carencia.

En esta línea el coste del préstamo es cero, con lo que se bonificarán todos los gastos financieros durante toda la vida del préstamo o crédito correspondientes a la comisión de aval y de estudio de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) y al tipo de interés y la comisión de apertura de la operación de préstamo o póliza de crédito avalado.

La segunda línea, puesta en marcha por la Consejería de Economía y Hacienda a través del ICE, se dirige a empresas con más de diez empleados. El crédito se dirige a dotar de capacidad de inversión y capital circulante para recuperar la actividad económica tras el impacto del incendio. El tipo de interés máximo será también de Euribor más el 3 por ciento para cuantías del préstamo comprendidas entre los 6.000 y 700.000 euros. El plazo para estos préstamos será de un mínimo de 12 meses y hasta un máximo de diez años con una carencia de dos años. La bonificación total máxima será del 2,5 por ciento.

Por otro lado, se trabaja también en el Plan de Recuperación Ambiental de la zona afectada, con unas medidas urgentes que se ponen en marcha esta misma semana para evitar los arrastres de cenizas, la restauración de acuíferos, captaciones y depósito de agua de consumo.

También Iberaval cuenta desde ya con diferentes líneas de apoyo a las pymes, los autónomos y los emprendedores, algunas de ellas en colaboración con el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) de la Junta de Castilla y León, a partir del histórico programa ICE Financia.

A todas esas líneas se suman dos más, a partir de las cuales Iberaval va a colaborar con la Administración regional para facilitar la recuperación económica en la zona afectada por el devastador incendio.

Así, la sociedad de garantía financiará inversiones y facilitará liquidez en proyectos empresariales de hasta diez empleados por importe de entre 6.000 y 300.000 euros, con plazos de devolución a partir de doce meses, y hasta ocho años, con la posibilidad de solicitar un máximo de dos años de carencia.

En este caso, se bonificarán todos los gastos financieros, correspondientes a la comisión de aval y de estudio de Iberaval, así como al tipo de interés y la comisión de apertura de la operación de préstamo o póliza de crédito avalado. Asimismo, Iberaval respaldará a pymes de más de diez trabajadores que soliciten financiación por entre 6.000 euros y 700.000 euros, con un plazo de devolución que, en este caso, puede llegar hasta los diez años, también con dos años de carencia. En este caso, la bonificación a la que pueden acceder las empresas llegaría al 2,5 por ciento.

Caja Rural de Zamora ha puesto en marcha un dispositivo de financiación de emergencia por importe de 30 millones de euros en condiciones especialmente favorables para personas afectadas por el incendio declarado el pasado miércoles en la Sierra de la Culebra, que ha quemado más de 25.000 hectáreas, lo que lo convierte en el más grave registrado en la historia de Castilla y León.

“La Caja, una vez más, está comprometida con Zamora, sus familias, explotaciones y empresas pone en marcha el dispositivo de financiación, después de las graves consecuencias del devastador incendio, con un panorama desolador para las familias y empresas del territorio”, según señalaron fuentes de la cooperativa de crédito.