El último servicio al Cuerpo de “Perico”, el teniente coronel de la Guardia Civil asesinado en Santovenia

Su estado era “irreversible”, por las graves lesiones sufridas el pasado viernes tras un tiroteo cuando trataba de negociar la entrega de un atrincherado con un rehén

Pedro Alfonso Casado “Perico”, el jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, que resultaba herido de gravedad en el tiroteo del pasado viernes, cuando se encontraba negociando la entrega de “Chiqui” en la localidad vallisoletana de Santovenia de Pisuerga, ha fallecido este martes, según ha podido conocer este periódico.

Ya a lo largo del domingo y especialmente del lunes se esperaba un fatal desenlace para el teniente coronel de la Benemérita, que se encontraba ingresado en el Hospital Clínico de Valladolid, luchando por su vida ya que fuentes del entorno familiar confirmaban que su estado era “irreversible”, y aunque ese mismo viernes, fecha en la que se produjo el fatal suceso, que también se llevó por delante la vida de otro varón de 45 años, era operado de urgencia y había cierta esperanza en una pronta mejoría, lo cierto es que las heridas graves causadas por los que se supone fue un “disparo a ciegas”, han cercenado la vida de “Perico” este martes, 5 de junio.

El agente, que se había desplazado el mismo viernes desde la base de Valdemoro (Madrid), junto con su equipo para intentar negociar la entrega de un presunto homicida que se había encerrado en una vivienda junto a un rehén de esta localidad, había llegado a las siete de la mañana, y durante las negociaciones con el presunto asesino, alrededor de las 8;15 de la mañana, recibía el fatal disparo en la cabeza.

Rápidamente se montaba un dispositivo y el jefe de la esta unidad de élite de la Guardia Civil era trasladado hasta el hospital Clínico de Valladolid donde era operado de urgencias y donde ha permanecido hasta la fecha ingresado pero en todo momento “muy grave”.

El equipo de negociación de la Guardia Civil continuó realizando su trabajo para intentar convencer al atrincherado de que depusiera su actuación, y después de “soltar” a un rehén, que era el marido de una de sus hijas, a eso de las dos de tarde acababa entregándose sin oponer resistencia.

Desde que se produjo el suceso han sido numerosas las muestras de apoyo tanto para su familia como para el cuerpo de la Guardia Civil. En el día de ayer, la delegada del Gobierno de Castilla y León, Virginia Barcones, ensalzaba la figura del guardia civil fallecido indicando que “este agente cumplía con su deber, defendía la vida de otras personas y para ello, ponía en riesgo la suya. No puedo quebrarse nuestra esperanza ni nuestro ánimo porque con este espíritu debemos seguir afrontando los retos del futuro y en este camino volveremos, por desgracia, a toparnos con muchos sinsabores”, manifestaba.

Tras conocerse el fatal desenlace han sido numerosas las muestras de apoyo, entre ellas las del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez así como la del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que respondían al twitter de la Guardia Civil anunciando el fallecimiento de “Perico”.