El campo alza la voz contra las restricciones por los incendios

“Muchas de ellas son absurdas, criminalizan al sector y están impidiendo cosechar los cultivos con normalidad”, advierten

Un agricultor recoge su cosecha de trigo en Palencia
Un agricultor recoge su cosecha de trigo en Palencia

Los agricultores están que trinan con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta por las restricciones que ha puesto en marcha por riesgo de incendio, que no diferencian territorios, criminalizan al sector y que, según advierten, les están impidiendo cosechar sus cultivos con normalidad.

Así lo ha denunciado este martes el presidente de Asaja en Palencia, José Luis Marcos, quien ha mostrado su “total desacuerdo” con unas prohibiciones que considera “absurdas”. Y cita entre ellas que solo permitan trabajar a las cosechadoras a más de 400 metros de un monte si no se alcanzan los 30ºC y los 30 km/h de viento.

”Los agricultores se sienten indefensos porque la definición de monte es tan amplia que todo es monte”, afirma el dirigente agrario, quien critica también la prohibición total o parcial para cosechar “porque criminaliza al sector”.

Este agricultor explica que no tiene sentido realizar una prohibición extra basándose en unas previsiones meteorológicas que posteriormente se pueden cumplir o no, y metiendo en el mismo saco a toda Castilla y León, “cuando en cada zona hay unas condiciones climáticas distintas”.

“Así no se evitan los incendios; solo se demoran las tareas de recolección y pone a los agricultores en una situación injusta en la que tienen miedo a cosechar”.

De la misma forma se ha manifestado UPA Palencia en un comunicado en el que señala que la continua declaración de estados de alerta y alarma de la Consejería de Medio Ambiente por peligro de incendios en el conjunto de Castilla y León ha imposibilitado en los últimos días realizar las tareas de cosecha de cereal en circunstancias normales.

Desde el sindicato ven un “despropósito” que, en una región tan extensa y diversa como Castilla y León, también climatológicamente con enormes oscilaciones de humedad y temperatura, la norma sea igual para todos y “rijan las mismas prohibiciones de alertas y alarmas por incendios en el sur de Salamanca que en el norte de Palencia”.

”No tiene sentido prohibir por prohibir y a todos por igual”, apuntan desde este sindicato agrario, que advierte de las pérdidas que ocasiona no poder recoger la cosecha en su momento óptimo, y por ello reclaman una partida presupuestaria que haga frente a los daños por la no realización de la cosecha a tiempo.

Los agricultores consideran que un incendio es “un riesgo inherente” a una labor como la cosecha, y que por ello ven que las condiciones son peligrosas para cosechar, no lo hacen, porque “a nadie le gusta jugarse la vida y la cosechadora por un incendio”, insisten.

Por último, llaman a la Junta a que aborde un cambio profundo en la normativa de Ley de Montes para facilitar la tarea a agricultores y ganaderos en relación con la materia de incendios, y ponga en práctica los mecanismos más modernos de teledetección aplicada al sector agrario.

Y, finalmente, piden que se recojan las condiciones de siega y otras prácticas agronómicas, diferenciando zonas y comarcas, puesto que Castilla y León es una comunidad muy extensa y variada, con casuísticas distintas y realidades que requieren una diferenciación en la toma de decisiones por parte de la Administración regional.