Aparecen tres cadáveres en el barrio de La Rondilla en Valladolid con signos de violencia

Uno de los muertos se encuentra tras la extinción del incendio de una vivienda en Marqués de Santilla y los otros, tirados en la proximidades, en la calle Linares

Tres muertos de una misma familia en el barrio de La Rondilla en Valladolid con signos de violencia
Tres muertos de una misma familia en el barrio de La Rondilla en Valladolid con signos de violencia FOTO: ICAL Agencia ICAL

Tres personas aparecieron hoy tarde muertas en el barrio de La Rondilla, en Valladolid, con signos de violencia. Uno de los cadáveres fue encontrado acuchillado por los Bomberos de la ciudad, tras sofocar el incendio declarado en el interior de una vivienda en el número 2 de la calle Marqués de Santillana mientras que los otros dos cuerpos estaban tendidos en la calle Linares, próxima a la anterior.

El Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de la investigación aunque las primeras informaciones a las que ha tenido acceso la Agencia Ical apuntan a que los tres fallecidos pertenecían a la misma familia.

Tres muertos de una misma familia en el barrio de La Rondilla en Valladolid con signos de violencia
Tres muertos de una misma familia en el barrio de La Rondilla en Valladolid con signos de violencia FOTO: Rubén Cacho/Ical Agencia ICAL

A las 16.25 horas, se recibe llamada en la Sala CIMACC 091-Policía Nacional donde se informaba que se ha declarado un incendio en la vivienda sita en la calle Marqués de Santillana, por lo que se comisiona a dotaciones policiales y servicio de bomberos. Una vez extinguido, aparece en el interior de la vivienda el cadáver calcinado de un varón, de 72 años, que presenta inicialmente síntomas de muerte violenta.

A las 16:30 horas, se recibe otra llamada de una mujer que, desde su teléfono móvil, indica que no se sabe lo que le pasa a su hija, y que se encuentra en la vivienda sita en la calle Linares, donde también se declara un incendio. Una vez extinguido este último, aparecen en el interior del domicilio los cadáveres calcinados de dos mujeres, de 78 y de 54 años, uno de los cuales presenta síntomas de muerte violenta.