La Diputación de Valladolid presenta “Saboreando Recuerdos” con las 30 mejores recetas de los usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio

Cuenta con la colaboración del chef Estrella Michelin Miguel Ángel de la Cruz, del restaurante La Botica de Matapozuelos

La Diputación de Valladolid presenta 'Saboreando Recuerdos'
La Diputación de Valladolid presenta 'Saboreando Recuerdos' FOTO: Diputación de Valladolid

El Servicio de Ayuda a Domicilio de la Diputación de Valladolid presentó el libro de recetas “Saboreando recuerdos” con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad que se celebrará el 1 de octubre. La publicación recoge las 30 mejores elaboraciones culinarias de la provincia cedidas por los usuarios.

La Diputación de Valladolid trata de rendir homenaje a los 2.193 miembros de este colectivo a a los que la institución presta atención a través de su Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD).

La iniciativa surgió de la mano de la empresa gestora del citado servicio público, Senior Servicios Integrales, filial de Clece, cuyo equipo comenzó a recoger durante los pasados meses de junio y julio las recetas de las personas mayores a las que se atiende a través de las más de 650 auxiliares encargadas de sus cuidados.

En total se recopilaron 131 elaboraciones de las cuales se seleccionaron tres decenas por su buena representación de la cocina tradicional o por la emotividad de los recuerdos que las acompañan.

Estas creaciones conforman el recetario que se ha hecho público en un acto celebrado en el Espacio La Granja al que acudieron los protagonistas de la publicación y que contó con la participación del presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar y el presidente de Clece, Cristóbal Valderas.

La institución provincial destacó que fueron las auxiliares que prestan servicio en estos hogares las encargadas de proponer la actividad a las personas usuarias así como de ayudarles en la redacción de la receta y del recuerdo que les evoca.

Finalmente se las hicieron llegar al equipo de coordinación del servicio y con todas ellas sobre la mesa un jurado, formado por profesionales en nutrición de Senior Servicios Integrales, hizo una selección de las 30 mejores no solo por la vistosidad de los platos, sino por los recuerdos que les acompañan.

Asimismo, el recetario cuenta con la colaboración del chef Estrella Michelin Miguel Ángel de la Cruz, del restaurante La Botica de Matapozuelos y ganador de una Estrella Michelin, quien ha compartido una de sus elaboraciones como complemento a las de las personas mayores.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, destacó que la publicación del recetario abre la puerta a la realización de otras actividades que conlleven una socialización de los participantes, que lucha así contra la soledad no deseada.

“Y todo ello, sin olvidar que este recetario ayuda a conservar algunas de las tradiciones de nuestra provincia a través de la gastronomía popular”.

Asimismo, recordó la apuesta permanente de la Diputación por el Servicio de Ayuda a Domicilio, “uno de los servicios estrella de la institución, que destina cada año, entre el servicio de Ayuda a Domicilio y el de Comida a Domicilio, casi once millones a su financiación.

Por su parte, el presidente de Clece, Cristóbal Valderas, indicó que esta iniciativa no hubiera sido posible sin la estrecha relación que las trabajadoras de Senior establecen con las personas usuarias de este servicio público esencial que gestionamos de manera indirecta.

“El trato profesional y cercano con el que las 678 auxiliares del SAD atienden a los 2.193 usuarios de la provincia es clave para crear una relación de confianza, casi familiar, que además ayuda a mitigar posibles problemas, como la soledad no deseada”, sostuvo.

Durante el acto también tomó la palabra Petra Gago, auxiliar del servicio que quiso colaborar en la iniciativa con una receta que le regaló una de las usuarias del SAD de la Diputación, Juana Asenjo, ya fallecida. “Recuerdo con mucho cariño nuestros momentos juntas y este proyecto me pareció una buena manera de rendirle homenaje, para compartir con todos los pasos de su deliciosa asadurilla de cordero”, matizó.

El proyecto reportó múltiples beneficios a sus participantes al ayudarles a estimular su capacidad cognitiva a través de la ejercitación de la memoria y la atención. Asimismo, las auxiliares trabajaron con ellos la reminiscencia y compartieron recuerdos y experiencias vividas. “Se ha potenciado su autoestima al ver como su buen hacer en los fogones se ha puesto de manifiesto para todos los habitantes de la provincia a través de un libro que ayudará a mantener vivos sus mejores platos mientras colabora en la conservación de la tradición gastronómica”, concluyó.