Arquitectura

¿Cuáles son y dónde se encuentran los tres edificios de Antonio Gaudí construidos fuera de Cataluña?

Dos de ellos se pueden ver en la provincia de León y un tercero en una pequeña localidad costera de Cantabria

Palacio Episcopal de Astorga
Palacio Episcopal de AstorgaLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6c7ed217

Antoni Gaudí es el exponente más importante de la arquitectura modernista en España,un movimiento artístico que se extiende desde finales del siglo XIX a principios del siglo XX. Un creador original que utilizaba técnicas arquitectónicas pioneras, donde destacaban la creatividad y la innovación. Sus obras se distinguen por incorporar soluciones constructivas inspiradas en la naturaleza, así como por poseer un profundo simbolismo religioso.

Un creador con un gran número de obras realizadas y que hoy son muchas de ellas Patrimonio de la Humanidad, y la gran mayor parte construidas en Cataluña como el Parque Guëll, la Casa Batlló, La Pedrera o la inacabada aún Sagrada Familia.

Y solo fueron tres los edificios que el arquitecto modernista proyectó fuera de Cataluña, si sacamos de esta lista la restauración de la catedral de Mallorca. Si bien Barcelona se lleva la palma si uno quiere descubrir las auténticas maravillas que proyectó Gaudí, le invitamos a hacer un recorrido por los otros diseños de este arquitecto que son visitados y admirados año tras años por miles de turistas. Dos se encuentran en la provincia de León mientras que el otro se encuentra en Cantabria. Empecemos.

El Capricho (Comillas)

El Capricho de Gaudi, la primera obra arquitectónica que Antonio Gaudí diseñó y que se sitúa en la localidad cántabra de Comillas
El Capricho de Gaudi, la primera obra arquitectónica que Antonio Gaudí diseñó y que se sitúa en la localidad cántabra de Comillaslarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6c7ed217

Nuestra primera parada nos lleva a esta pequeña pero emblemática localidad cántabra. Allí nos encontramos con la Villa Quijano, pero todo el mundo la conoce como El Capricho. Fue proyectado por Gaudí y construido entre los años 1883 y 1885. Perteneciente a la época orientalista se ven detalles de inspiración mudéjar y se empleó en la decoración el azulejo cerámico. En el centro del edificio existía un invernadero.

El edificio cayó en el abandono tras la Guerra Civil pese a ser declarado Bien de Interés Cultural en 1969. Incluso surgió la posibilidad de trasladar la construcción hasta Reus. Más tarde sería convertido en restaurante, cerrando por la crisi económica ya en el siglo XX, no sin antes haber invertido sus respectivos dueños millonadas para su restauración. En 2010 abría sus puertas como Museo y es uno de los edificios patrimoniales más visitados en la actualidad en Cantabria.

Palacio Episcopal (Astorga)

De Comillas nos trasladamos a la provincia de León, concretamente a Astorga. Allí nos topamos con una genialidad de Gaudí, levantada al lado de su inmensa catedral. Aunque fue proyectado por el artista catalán, el arquitecto lo abandonó ya que no se estaba levantando como lo había planificado, rematado finalmente por García Guereta de 1907 a 1915.

Catedral de Astorga con el Palacio Episcopal de Gaudí en primer plano
Catedral de Astorga con el Palacio Episcopal de Gaudí en primer planoLa RazónLa Razón

Las obras comenzaron en 1889 pero el fallecimiento de su principal valedor, el obispo Grau en 1893 hizo que abandonara el proyecto. Con el paso del tiempo el edificio quedó abandonado y sirvió de cuartel y sede de la Falange en la Guerra Civil. Ya en los años 60 se convirtió en un Museo.

Su fachada impone por su extrañeza con estilo neogótico, construido con granito gris de El Bierzo, aunque sus torres se asemejan más a un castillo de cuentos. Hoy sin duda es uno de los principales reclamos de la ciudad maragata.

Casa Botines (León)

 

Y sin salir de León vamos a su capital, donde también cuenta con una emblemática obra de Gaudí, que concretamente en este año está de aniversario al cumplir 130 años desde la colocación de su primera piedra. Un proyecto que elaboró durante tres años, la Casa Botines, que debe su nombre a su fundador, dedicado al negocio textil y que quería expandir su negocio con un espacio comercial más amplio y que tuviera además viviendas para familias burguesas.

Casa Botines de Gaudí
Casa Botines de GaudíLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6c7ed217

Gaudí diseñó siete plantas inspirándose en las construcciones de la burguesía de Barcelona y París. Este fue el primer diseño de una casa de vecinos proyectado por el artista. En 1929 cambió de propietarios y se ubicaron allí las oficinas, en la planta baja, de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, hasta el año 2017, cuando fue adquirida por la Fundación Fundos, que la ha convertido en un museo de visita obligada.