Economía

CEOE considera prioritario reducir cargas fiscales para encarar un 2023 lleno de “incertidumbres”

La patronal insiste en la “desventaja” que sufren las empresas de la Comunidad por la presión fiscal y reclama medidas “extraordinarias y urgentes” ante el deterioro económico

El presidente de CEOE de Castilla y León, Santiago Aparicio
El presidente de CEOE de Castilla y León, Santiago AparicioIcalfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4fafd5d4

La patronal de Castilla y León exige para el nuevo año que se adopten medidas “extraordinarias y urgentes” para proteger al tejido empresarial de la Comunidad y considera “prioritaria” una reducción de las cargas fiscales. Asimismo, insiste en que en Castilla y León, la presión de la inspección fiscal es “mayor” que en otros territorios lo que constituye “un factor clave para la inversión empresarial” y les hace “estar en desventaja”.

CEOE Castilla y León explica a Ical, que vive la actual situación económica con “mucha expectación, inquietud y preocupación”; porque en el contexto actual “planean incertidumbres que no invitan al positivismo”. Los empresarios recuerdan el deterioro del crecimiento, la elevada inflación y la fuga de empresas, que genera un clima empresarial que está limitando las inversiones y las proyecciones empresariales cuando lo que impera es la incertidumbre. A la vez, recalcan que no cesan de crecer los precios energéticos ya muy encarecidos, y la cadena de suministro de determinados materias y bienes continúa presentando cortes en determinadas industrias, situación que conlleva un efecto dominó al resto de actividades productivas.

CEOE Castilla y León apuesta por tomar medidas para revertir esta situación y también por promover cambios de fondo que permitan superar las debilidades. “La solución debe ser práctica, y pasa, por generar más riqueza, por industrializar, por una apuesta decidida y efectiva por la innovación, la digitalización, la inversión en tecnología, la retención y atracción del talento, la internacionalización y por aumentar el tamaño de nuestras empresas para que podamos ganar competitividad”, aclaran.

La patronal autonómica apela a reforzar la apuesta por la educación y la formación, con modelos que tengan como horizonte la empleabilidad; y apuesta por una reindustrialización con un alto componente de innovación.

CEOE incide en seguir avanzando en la unidad de mercado porque “todavía queda mucho trabajo por hacer” y además exige perseguir con mayor contundencia la economía sumergida y la competencia desleal. “Lógicamente, todo ello nutrido de una fluida inyección de liquidez”, asevera a Ical.

Igualmente, CEOE destaca la importancia de la colaboración público privada a la hora de encarar esta nueva etapa, aunque aún “nos encontramos con serias trabas al despliegue de esta colaboración, donde la normativa en numerosas ocasiones encorseta las posibilidades no solo de alcanzar mayores acuerdos de cooperación público privada; sino también mayores mejoras en términos de eficiencia”. “Se necesita, por tanto, seguridad jurídica, estabilidad regulatoria y calidad en la norma”, agrega.

CEOE Castilla y León y sus organizaciones miembro seguiremos trabajando para impulsar este proceso de transformación de nuestra economía, en el marco del diálogo social y apoyando a nuestros empresarios en lo que mejor saben hacer: emprender, generar crecimiento económico y crear empleo”, resume.