AGricultura

Itacyl desarrolla dos proyectos de investigación para dar solución a la proliferación de los briozoos en el regadío

La presencia de estos pequeños organismos coloniales con aspecto de esponja se ha convertido en un problema que impide el correcto funcionamiento de los regadíos modernizados

El director general del Itacyl, Rafael Sáez, clausura la IX Jornada de formación de las comunidades de regantes organizada por Ferduero
El director general del Itacyl, Rafael Sáez, clausura la IX Jornada de formación de las comunidades de regantes organizada por Ferduero Jcyl

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desarrolla dos proyectos de investigación para dar solución a la proliferación de los briozoos en las infraestructuras del regadío. La presencia de estos pequeños organismos coloniales con aspecto de esponja se ha convertido en un problema que impide el correcto funcionamiento de los sistemas modernizados, según informó hoy la Junta en un comunicado.

El director general del Itacyl, Rafael Sáez, clausuró la IX Jornada de formación de las comunidades de regantes organizada por Ferduero, donde se presentaron las conclusiones de dos proyectos de investigación que ha liderado y financiado el organismo de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

Rafael Sáez señaló además que “seguir modernizando los regadíos tradicionales es una prioridad para la Junta de Castilla y León, a la vez que se impulsan por parte de la Consejería planteamientos para la realización de inversiones colectivas en los regadíos de aguas subterráneas en las comunidades de usuarios aprobadas. Asimismo, se está realizando un importante esfuerzo para la introducción de energías alternativas”.

Los briozoos son pequeños organismos coloniales con aspecto de esponja, que, si bien resultan totalmente inofensivos para el ser humano, sí provocan obstrucciones en las infraestructuras de regadío, como en las tuberías, válvulas, filtros y arquetas de riego. Además, se incrustan en las paredes de las cántaras y de los canales impidiendo su correcta limpieza. El problema se debe a la existencia de estos organismos en el agua que circula por los canales.

Desde el Itacyl se han llevado a cabo dos estudios sobre la presencia de los briozoos en las infraestructuras de regadío de Castilla y León. El primero de ellos, denominado ‘Estudio del control de briozoos en infraestructuras de regadío de la Comunidad de Regantes del Canal Toro-Zamora’ se llevó a cabo en el año 2021 con un presupuesto total de 27.820 euros financiado por el Itacyl.

El proyecto ‘Briostop. Innovación en buenas prácticas para la minimización de la colonización de briozoos en infraestructuras de riego de la cuenca del río Duero: aplicación de estas prácticas en la Comunidad de Regantes del Canal Toro-Zamora’ se ha desarrollado durante el pasado año. Ha contado con una inversión en I+D+i de 159.690 euros por parte del Itacyl, mientras que otra parte ha sido financiada por la Comunidad de Regantes del Canal Toro-Zamora y Ferduero.

Además, en el impulso inicial de estos trabajos han colaborado la Confederación Hidrográfica del Duero y Seiasa (Sociedad Mercantil de Infraestructuras Agrarias). También se realizaron los estudios necesarios para identificar estos organismos y tratar de mitigar su proliferación. Así, tras determinar que la temperatura del agua es un factor determinante en el desarrollo de estos microorganismos, nació el proyecto ‘Briostop’, cuyo objetivo ha sido desarrollar actuaciones que ayuden a mitigar su proliferación, ya que erradicarlos es prácticamente imposible.

Actuaciones en Toro

En el marco de este segundo proyecto se revisó del estado de las infraestructuras de riego de la Comunidad de Regantes del Canal Toro-Zamora antes de la campaña de 2022 para establecer un punto de partida de su situación; se monitorizó el crecimiento del briozoo mediante la instalación de diferentes equipos (de medición de temperatura y velocidad de agua, de cámaras y de placas para cuantificar el grado de colonización del briozoo) y se hicieron muestreos de agua en diferentes puntos para analizar la concentración de sólidos totales y la turbidez.

También se llevaron a cabo actuaciones en las infraestructuras que sirvan como prevención al desarrollo del briozoo, como son el tratamiento antisuciedad y la canalización de desagües y se procedió al estudio, diseño y localización de infraestructuras potenciales dentro de la Comunidad de Regantes que podrían ser importantes para combatir la colonización de briozoos en su sistema de riego. Además, se aplicó un tratamiento químico leve y se evaluó su efectividad en las zonas tratadas.

Los resultados de estas actividades de revisión, monitorización y tratamiento fueron, según la Junta, “muy satisfactorios” para la prevención del crecimiento de briozoos en las infraestructuras de riego en la Comunidad de Regantes del Canal Toro-Zamora. Los principales resultados obtenidos han sido publicados en forma de manual de buenas prácticas en la ‘Guía para el control de briozoo en infraestructuras de riego modernizadas de la Cuenca del Duero’, que será de gran ayuda para otras comunidades de regantes de la cuenca del río Duero.