Cataluña

Cataluña dispensa ya gratuitamente la pastilla preventiva del VIH

Una 2.500 personas se podrán beneficiar de la PrEP (profilaxis preexposición), que tiene un coste de 840.000 euros al año, 336 euros por candidato

En los años noventa, el sida se convirtió en una pandemia. 1991 fue el año en que Freddie Mercury murió a causa de una bronconeumonía que se le complicó por culpa del VIH, un virus que destruye el sistema inmunitario. También fue el año en que «Magic» Johnson, uno de los mejores jugadores de baloncesto de la Historia, anunció que se había contagiado del VIH. Pero en los noventa, también se desarrollaron fármacos capaces de salvar vidas. Johnson hace casi 30 años que convive con el virus. Y ahora dice que «si hubiera sabido lo que hoy sobre el sisa, no me retiro». Hoy, el sida ya no es una pandemia, aunque en España cada año se contagian 4.000 personas, unas 600 en Cataluña.

Publicidad

El problema es que el número de contagios se ha cronificado. Pero ahora, las autoridades sanitarias confían en revertir estos datos con un «nuevo» tratamiento, las pastillas de profilaxis preesposición (PrEP), que previenen del contagio sin usar preservativo. «Nuevo», entre comillas, porque hace años que se dispensa en otros países. Incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera como una de las estrategias para frenar el VIH.

En 2016, España aprobó el uso dela combinación de tenofovir con emtricitabina, la fórmula magistral para prevenir el VIH. Cataluña solicitó su comercialización, antes, en 2015, año en que impulsó tres estudios para medir su efectividad que ha permitido tratar a unas 1.200 perosnas. Pero hasta hace un mes, el Sistema Nacional de Salud no ha incluido en PrEP en su catálogo. Había Comunidades Autónomas reacias. El mayor temor es que haya una relajación en el uso del condón y con ello un aumento de otras enfermedades de transmisión sexual.

Al margen de formar parte de un estudio, la pastilla se podía comprar en Internet o en países como Francia o Alemania. Pero desde hoy ya no hace falta hacer filigranas.

La PrEP se dispensa ya en Cataluña en los 19 hospitales con unidades especializadas en sida y en dos centros especializados: el BCN Chekpoint, vinculado al hospital Germans Trias i Pujol, y la Unidad de Enfermedades de Transmisión Sexual del CAP Drassanes, asociada al Vall d’Hebron.

Publicidad

El secretario de Salut Pública, Joan Guix, explicó ayer que el tratamiento se recomienda a hombres que tienen sexo con hombres, sobre todo a los que tienen múltiples parejas sexuales o practican Chemsex, mujeres transexuales y personas que ejercen la prostitución sin utilizar el preservativo.

Con este paso, la Generalitat busca, sobre todo, reducir el número de personas que toman la PrEP por su cuenta, comprándola por Internet y exponiéndose al peligro de no conocer el origen del fármaco. También al riesgo de tomar la pastilla por su cuenta, más cuando se trata de un tratamiento que requiere el manejo por parte de profesionales. La estrategia de la PrEP va más allá de prescribir el fármaco. La persona que esté interesada en la pastilla entra en un circuito, primero se le hacen análisis para descartar que tenga VIH y se le prescribe un tratamiento según sus necesidades. Si tiene más de dos encuentros sexuales de riesgo a la semana, se le receta una pastilla cada día. Si es para un encuentro esporádico, una o dos pastillas antes de la relación y después. Además de información, se someterá a 4 análisis al año, para controlar otras enfermedades de transmisión sexual. Entre la evaluación del estado de salud de la persona solicitante y la dispensación de la pastilla se estima que pasará un mes.

Publicidad

La PrEP cuesta 336 euros por persona. La Generalitat cuenta con un presupuesto de 840.000 euros para financiar la pastilla. Calcula que se pueden beneficiar unas 2.500 personas. Desde BCN Checkpoint, Ferran Pujol, aplaude este paso porque según sus estudios la píldora puede reducir el contagio un 76%. Pero se pregunta quién financiará los análisis y la atención médica que acompañan a la prescripción de la pastilla. El lunes, Salut se reunirá con ellos y con el CAP Drassanes para acabar de perfilar el tratamiento. Para reducir el mes de espera entre la primera visita y la dispensación de la pastilla, Pujol propone que la administración asuma el coste de una prueba existente en el mercado que determina si se tiene el sida que cuesta 50 euros y es más rápida.

La PrEP tiene una eficiencia médica, su tratamiento cuesta 28 euros al mes, mientras que un mes de tratamiento de una persona con VIH cuesta 600 euros al mes.

Tanto el anuncio del Gobierno de incluir la pastilla preventiva del VIH en la financiación pública como el anuncio hoy de la Generalitat de que ya está disponible llegan en tiempos de precampaña y campaña. Lo de disponibles, Pujol lo matiza, aún no ha llegado a la farmacia de los hospitales y teme que tras el anuncio mucha gente se dirija a BCN Checkpoint y no haya pastillas suficientes.