La Agencia Catalana del Agua declara la “emergencia ambiental” en el Besòs tras en incendio en la química

El agua que se utilizó para apagar el fuego de la fábrica de Montornès acaba en el río y mata a peces y anfibios

El espectacular incendio que ayer quemó una planta de reciclaje de disolventes y residuos industriales en Montornès del Vallés ha provocado un “desastre ecológico” en el río Besòs. Esta mañana, miembros de la Agencia Catalana del Agua (ACA) han localizado numerosos peces y anfibios muertos y tras un examen ha declarado la “emergencia ambiental” en el Besòs. El agua que se utilizó para apagar el fuego fue a parar al río Besòs y a ha tenido un “alto impacto ecológico”. “Hemos encontrado numerosas anguilas, “llopets” de río, barbos y carpas muertas en la orilla”, ha denunciado Galanthus, una entidad dedicada a la protección del medio ambiente. En su cuenta de Instagram han colgado una fotografía de uno de sus técnicos retirando un pez muerto. Los técnicos explican que cuando encuentran carpas muertas, que es un pez que resiste muchas embestidas, es señal de que la mayoría de especies no ha sobrevivido.

Los animales que se rescaten con vida se llevarán al centro de recuperación de faua autóctona de Torrefussa. Y los que están muertos se recogerán. En estas tareas colaboran la ACA, entidades animales y el consorcio del Tordera-Besòs.

Bloque HTML de muestra

Tras un primer examen, el director técnico del ACA, Diego Moxó, confía en que la fauna del río se recuperará de este desastre y se podrá regenerar solo. “El río es un sistema dinámico y puede recuperarse solo, aunque tardará al menos unos meses”, dice. De todos modos, no descarta ayudas para acelerar la recuperación. Lo que sí ha afirmado es que no ha habido afectaciones en la red de abastecimiento de agua.

Por precaución, sí se ha cerrado el acceso al parque fluvial y se prohíbe que beban mascotas.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha lamentado que las consecuencias del incendio de Montornès del Vallés “son terribles”. Sobre todo, porque hacía años que se estaban dedicando muchos esfuerzos a recuperar la ribera del río y ahora se estaban empezando a ver especies interesantes como la nutria o las anguilas, “una muestra de que la calidad del agua era buena”, afirman desde Ecologistas en Acción.

Bloque HTML de muestra

Colau señala que “este desastre ecológico no se puede repetir ni quedar impune”.

La Fiscalía de delitos contra el Medio Ambiente ha abierto diligencias de investigación por la contaminación ambiental generada. Porque resulta que la empresa de reciclaje de disolventes y residuos industriales, que pertenece al grupo andaluz DICTESA, había sido multada dos veces por la Generalitat por incumplir la normativa medioambiental en materia de residuos. En 2017, la Agencia de Residuos de Cataluña habría detectado que la fábrica almacenaba más sustancias de lo permitido, algunos materiales estaban fuera de lugar y faltaba trazabilidad en la gestión de los residuos. Este expediente se cerró en 2018 con una multa de 2018. Pero de nuevo, entre el 5 y 14 de noviembre de hace un año, la empresa no superó una inspección del Plan y Programa de Inspección Ambiental Integrada de Cataluña. El expediente se cerró el pasado 3 de diciembre y la sanción subió a 10.000 euros.

Ahora, los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para esclarecer las causas del incendio.