Los motivos del “crimen de la Guardia Urbana”

Todo apunta a un móvil sentimental

Comienza en Barcelona el juicio del crimen de la Guardia Urbana
Los acusados Rosa Peral de 36 años, agente de la Guardia Urbana y novia del fallecido Pedro y Albert López de 39 años, también agente de la Guardia Urbana y amante de Rosa sentados en el banquillo, La Fiscalía pide 25 años de prisión para Rosa Peral y 24 para Albert López por asesinato con alevosía al agente de la Guardia Urbana de Barcelona Pedro Rodríguez, el 1 de mayo de 2017. El juicio se prolongará hasta el 17 de marzo y los acusados declararán a petición propia en la última sesión, en contra de lo que es habitual, en la Audiencia de Barcelona, en Barcelona (España), a 3 de febrero de 2020. 03 febrero 2020, naturaleza, historia, arte, exposición, ciencia, animales David Zorrakino / Europa Press 03/02/2020 David Zorrakino Europa Press

Hoy ha arrancado el mediático juicio del “crimen de la Guardia Urbana”, en la Audiencia de Barcelona. Fueron las clásicas cuestiones previas, que sin embargo aportaron datos interesantes, como el rechazó del juez a tener en cuenta como prueba el hallazgo de un teléfono móvil en la celda de la principal acusada, Rosa Peral. Son varias las incógnitas sobre el juicio, que está previsto que se alargue durante semanas.

¿Un triángulo amoroso?

Sí que lo es. Los dos principales acusados, Rosa Peral y Albert López, que se enfrentan respectivamente a 25 y 24 años de cárcel, eran pareja sentimental antes del momento del crimen. Él sentía celos de la víctima, Pedro Rodríguez, también agente de la Guardia Urbana , y ex amante de Peral.

¿Los celos fueron el móvil del crimen?

Parece ser que sí, en caso contrario no se explica lo sucedido. El acusado Albert López sentía celos de la antigua relación sentimental de su en ese momento amante, la otra inculpada, Rosa Peral con Rodríguez. El aspecto amoroso parece que ha desaparecido por completo, teniendo en cuenta de que ambos de acusan mútuamente del crimen.

¿Qué ocurrió?

El 3 de mayo de 2017, el agente de la Guardia Urbana de Barcelona, Pedro Rodríguez, apareció muerto, calcinado, en el interior del maletero de su coche, en las cercanías del pantano de Foix. Según el fiscal, dos días antes, Peral y López, ex amantes, quedaron para matar a Rodríguez. Con esa finalidad, siempre según la versión del fiscal, quedaron en casa de ella en Cubelles, en un momento en el que Rodríguez y Peral vivían juntos, y él estaba en la vivienda.

El crimen

Por la noche, Peral y López presuntamente mataron a Rodríguez, y, dos días después, hicieron desaparecer el cadáver de mutuo acuerdo, siempre, según la versión de la Fiscalía, de un plan premeditado. Rodríguez, apareció muerto, calcinado, en el interior del maletero de su coche.

El juicio

La vista oral ha comenzado hoy y durará unos dos meses. Los principales días serán el 11 y 12 de marzo, cuando está previsto que declaren los principales acusados. De momento, estos días testificarán los principales testigos del crimen.