Una estrategia a largo plazo

JxCat tiene poco interés en ir a unas elecciones de inmediato mientras que el resto de formaciones apuestan por los comicios ya o después de la aprobación de los presupuestos

Quim Torra
Catalan regional president Quim Torra walks to deliver a speech at the Palace of the Generalitat, the headquarter of the Government of Catalonia, in Barcelona, Spain, Spain, W Jan. 29, 2020. The regional president of Spain's conflict-riven region of Catalonia said Wednesday that he will soon call a snap election amid splits in his government's unity. (AP Photo/Emilio Morenatti)Emilio MorenattiAP

¿Cuándo serán las elecciones en Cataluña?

Quim Torra solo ha anunciado que fijará la fecha de las elecciones después de que se aprueben los presupuestos de la Generalitat, previsiblemente el 18 de marzo. Por tanto, todavía no se han convocado ni se ha determinado el día –se celebrarían 54 días después de que el president firme el decreto de convocatoria–, pero como pronto serían a mediados de mayo, aunque el partido de Torra, JxCat, tiene poco interés por que sean a corto plazo.

¿Qué puede alterar los planes de Torra?

El Tribunal Supremo debe de resolver el recurso del president contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que le condenó a 18 meses de inhabilitación. Si ratifica el fallo antes de que se aprueben los presupuestos –una posibilidad que parece remota– o antes de que convoque las elecciones por iniciativa propia, debería de abandonar el cargo de president y JxCat ya no tendría el control de los tiempos electorales.

¿Qué ocurriría en ese caso?

Torra da por hecho que tendrá margen suficiente para convocar elecciones antes de ser inhabilitado por el Tribunal Supremo. Si no es así, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, asumiría la presidencia, pero no tendría la facultad para convocarlas y, en este caso, se activaría la cuenta atrás para las urnas: si en diez días ningún candidato –debe de ser diputado del Parlament– concita los apoyos suficientes para ser investido, se abrirá un nuevo plazo de dos meses para intentarlo. Si también fracasa, las elecciones se convocarán de forma automática.

¿Por qué se ha dado la legislatura por agotada?

Torra hizo el miércoles una declaración institucional en la que daba por agotada la legislatura después de la última bronca entre JxCat y ERC. En esta ocasión fue a raíz de la retirada del escaño del president en el Parlament: ERC, que controla la cámara catalana, prefirió acatar la resolución del Tribunal Supremo y dejar sin acta de diputado a Torra –pese a que podría mantenerse como president–. Esta circunstancia ha puesto punto final a la legislatura, marcada desde el inicio por constantes choques entre JxCat y ERC, originados por la divergencia estratégica: los neoconvergentes, todavía anclados en la estridencia y el desafío a la Ley, han colisionado con la vía moderada y pragmática de Esquerra.

¿Cómo acogen los partidos catalanes las elecciones?

Los siete grupos parlamentarios que componen el Parlament reclamaban elecciones, a excepción de ERC –con matices– y de JxCat. C’s, PP y PSC han venido pidiendo elecciones desde hace tiempo, mientras que los «comunes» –que han pactado los presupuestos con el Govern– también piden comicios aunque después de que las cuentas obtengan luz verde. La CUP también ha dado por agotada la legislatura desde hace meses y pide urnas ante sus buenas perspectivas electorales. ERC ha condicionado siempre los comicios a que fracasara la negociación de los presupuestos. JxCat es el partido que menor interés ha mostrado por los comicios porque tiene por delante todavía que emprender un proceso de reorganización interna –aglutinar todas las siglas que han surgido de la antigua Convergència (PDeCat, JxCat y la Crida Nacional per la República)–, tiene que escoger candidato y, pese a que mejoran en las encuestas, todavía siguen por detrás de ERC y podrían perder la Generalitat.

¿Las elecciones pueden cambiar las alianzas?

A medida que las divergencias entre ERC y JxCat han aumentado y ha mejorado la sintonía entre Esquerra y el PSOE, la posibilidad de que los republicanos viren y abandonen a JxCat y apuesten por un tripartito con PSC y «comunes» ha crecido. Sin embargo, ERC ha salido al paso de inmediato y en tromba para cerrar toda opción de acuerdo con los socialistas catalanes. En todo caso, en la encuesta de NC Report para este diario no dan los números: entre las tres fuerzas sumarían 66 diputados –se quedan a dos de la mayoría–.

¿Tienen candidatos ya todos los partidos?

No. Solo el PSC (Miquel Iceta), C’s (Lorena Roldán) y PP (Alejandro Fernández) tienen candidato, aunque en el caso de PP y C’s podría variar si concurren en coalición. ERC se decantará previsiblemente por Pere Aragonès y los «comunes» por Jéssica Albiach. JxCat y la CUP aún tienen que decidir.