Un paseo por el litoral

Río Besós a su paso por Sant Adrià de Besòs
Río Besós a su paso por Sant Adrià de Besòs

Instructivo, sin duda, y muy ameno, desde Badalona, cuyo barrio marinero bien merece una visita, hasta el Fórum, con las huellas del temporal visibles todavía en las playas y el paseo marítimo. Los operarios municipales se afanan en borrarlas, observados de cerca por jubilados solitarios y en cuadrilla que cumplen con sus obligaciones inspectoras sin perder detalle, no sea que luego se les quede algo en el tintero cuando emitan su informe ante los amigos en el bar.

La fábrica de Anís del Mono, que en 1870 empezó a destilar en sus alambiques el afamado licor, y un poco más abajo el Puente del Petróleo, maltratado por el reciente oleaje, en realidad un pantalán o embarcadero pequeño que se adentra en el mar, construido en su día para descargar el petróleo de los barcos cisterna que surtían a las industrias de la zona. Vigila la entrada, ahora precintada, una escultura del emblemático mono que adorna la etiqueta del anís al que da nombre (y que, dicen, está inspirado en Darwin y su libro «El origen de las especies», de 1859).

La central térmica de Sant Adrià, ya inactiva, que abasteció de luz a Barcelona y es ahora una mole imponente de hormigón acaso destinada a convertirse en icono de la civilización industrial, con sus tres chimeneas elevándose al cielo como las agujas de una catedral obrera del extrarradio.

La desembocadura del Besós, que con las lluvias pasadas ha vuelto a reclamar su condición de río impetuoso capaz de ocupar todo su cauce, encajonado entre paredes de cemento. Para celebrarlo, una familia de cormoranes ha venido a establecerse en sus aguas.

Si la fábrica del anís, el pantalán y las tres chimeneas (e incluso el río) son vestigios de otra época, el Fórum es la frontera donde alguien quiso que empezara el futuro, un futuro de diseño informatizado y arquitectura aséptica de perfiles afilados y variada geometría, toda cristal y colorines relucientes.