Walter Benjamin como broma

A walter benjamin: El monumento de Karavan en Portbou. recuerda al filósofo, que también buscó refugio en España
A walter benjamin: El monumento de Karavan en Portbou. recuerda al filósofo, que también buscó refugio en España

Un grupo de viajeros llega a Portbou huyendo del nazismo. Entre ellos está uno de los faros intelectuales del siglo XX: el pensador alemán Walter Benjamin. Al poco de llegar, Benjamin muere en extrañas circunstancias, tal vez suicidado, tal vez asesinado. La verdad parece que nunca estará claro. Todo eso ocurrió en septiembre de 1940 y es un exponente de la tragedia que supuso la II Guerra Mundial en Europa.

Aquel drama este año será recordado con la conmemoración de su 80 aniversario. Alguien ha pensado que la mejor manera de rememorar todo eso no era leyendo a Benjamin, organizar un congrteso o presentar un documental. No. Lo que mola y es moderno es hacerse un «escape town», convirtiendo Portbou en un escenario de «selfie» y modernez de pacotilla con el objetivo de salvar al intelectual de su muerte.

La juerga a instancias de Walter Benjamin, en marcha desde finales del pasado año, se puso en marcha como paquete turístico entre 145 y 190 euros. Evidentemente la iniciativa ha conocido el rechazo del mundo académico por su falta de seriedad. Ahí hay que aplaudir a la Universitat de Girona, especialmente a la cátedra que lleva el nombre del gran intelectual. Afortunadamente las críticas han hecho que todo esto se viniera abajo y ya no habrá semejante tontería.

La polémica sirve para darnos cuenta lo fácil que es hacer de todo esto un chiste, lo fácil que es convertir un drama en una comedia sin gracia. De hecho, siendo honestos, no hay muchas diferencias entre posar en el monumento del Holocausto de Berlín haciéndose el influyente o cazar pokemons en un campo de concentración que tratar de «salvar» –y tiene tela la cosa– de la muerte en Portbou. Si lo que queremos criticar divirtiendo, hagamos un pase de «El gran dictador» en plaza pública y con entrada gratuita. Otras cosas son mofarse del Holocausto, de todos aquellos que cayeron en el camino, como Benjamin.