Gaudí ingresa en el Mnac

Las obras fueron adquiridas por la Generalitat con la participación de La Caixa

El Museu Nacional d'Art de Catalunya (Mnac) presentará, de la mano de la consellera de cultura Mariàngela Vilallonga, el próximo lunes dos importantísimas obras que se vienen a sumar a sus fondos dedicados al arte modernista. Son dos dibujos de Antoni Gaudí, los dos únicos conservados relacionados con la Colonia Güell de Santa Coloma de Cervelló. Las piezas han sido adquiridas por la Generalitat de Cataluña con la colaboración de La Caixa que ha ayudado a que estas obras se queden para siempre en el museo barcelonés. Realizados entre 1908 y 1910, para su ejecución Gaudí empleó carboncillo, acuarela y «gouache» sobre fotografía heliográfica. Este material muestra las líneas generales de lo que podría haber sido la Iglesia de la Colonia Güell, que fue encargada por Eusebio Güell en 1898 para la colonia textil obrera de su propiedad, y que se considera como la obra incompleta más perfecta, original y sorprendente de Gaudí.

La historia de estos originales es curiosa. Pese a ser de la primera década del siglo pasado, no fueron dados a conocer hasta el verano de 1967 cuando fueron descubiertos por el catedrático Joan Bassegoda, una de las principales autoridades en Gaudí y responsable de la cátedra que lleva el nombre del arquitecto. Las piezas estaban en la carbonera de la masía de Can Sol de la Colonia Güell, ocultas desde hacía muchos años, pese a que uno de ellos ya había sido reproducida en el libro sobre Gaudí de Ràfols de 1929.Los dibujos, como ha explicado su descubridor en un artículo, son «acuarelas pintadas sobre las fotografías de la maqueta polifunicular de cordeles y saquitos rellenos de perdigones, que realizó el escultor Vicente Vilarrubias Valls. De los negativos (9 x 12 cm.) se hicieron ampliaciones a gran tamaño sobre papel fotográfico por el sistema llamado heliográfico, es decir, con ayuda de luz solar. Encima de estas ampliaciones Gaudí, por medio de acuarela y «gouache», trazó un alzado exterior y una vista interior de la iglesia superior de la Colonia Güell». Con el paso de los años, las obras, además de reproducirse en libros y en “merchandising” gaudiniano pudieron ser vistos en algunas exposiciones, especialmente durante la conmemoración del Año Gaudí en 2004.

En abril de 2012 los dos dibujos volvieron a tener protagonismo cuando se pusieron en venta en la casa de subastas Balclis de Barcelona con un precio de salida de 275.000 euros. Se especuló en ese momento que era probable que alguna institución pública pudiera pujar por estas obras. Pero no llegaron a subastarse. Unos días antes de que pudieran venderse, los Mossos d'Esquadra impidieron la subasta del conjunto, por culpa de una denuncia interpuesta por Joan Rosell, el párroco de la Colonia Güell. La parroquia consideraba que era la propietaria de los originales y no el coleccionista particular que los venía guardando. Ironías del destino, mientras el juzgado tomaba una decisión, los trabajos de Gaudí fueron depositados en el Mnac, donde ahora se quedarán para siempre. Dos semanas más tarde, el juez de Sant Boi de Llobregat determinaba que los dibujos podían volver a quien había sido su dueño hasta ese momento. Se rechazaba la posibilidad de volvernos a incluir en una subasta, pese a que Balclis admitía que tenían peticiones de varios coleccionistas interesados.

Tras casi una década de silencio, los originales del gran arquitecto culminan su periplo ingresando en las colecciones del Mnac. Llegan, además, en un momento en el que el museo prepara una gran exposición sobre Gaudí que se inaugurará en 2021 y que también viajará al Musée d’Orsay de París. Es evidente que los dos dibujos formarán parte de esa muestra.