Un testigo del “crimen de la Guardia Urbana” asegura que el acusado le preguntó sobre cómo deshacerse de un cuerpo

Se trata de la declaración de un ex compañero que puede ser clave

Comienza el juicio a los guardias urbanos acusados de asesinar a un compañero
GRAFCAT736. BARCELONA, 03/02/2020.- Un jurado popular conformado por cinco mujeres y cuatro hombres juzga a partir de este lunes en la Audiencia de Barcelona a los guardias urbanos Rosa Peral y Albert López (en la imagen), acusados de matar a un compañero, que era pareja sentimental de ella, en 2017. EFE/Quique GarciaQuique GarciaEFE

La Audiencia de Barcelona acogió ayer una nueva sesión del juicio conocido como el del «crimen de la Guardia Urbana», en el que se juzga a los ex agentes Rosa Peral y Albert López por el asesinato de Pedro Rodríguez, también ex efectivo del cuerpo, y que en ese momento convivía con la principal acusada.

A diferencia de la mayoría de los días anteriores del juicio, en esta ocasión la protagonista no fue Peral, sino su ex amante y también acusado, López. Y no salió bien parado, sino más bien todo lo contrario.

Llegó el turno para testificar de D.C., un ex compañero de la Guardia Urbana. En un primer momento, comentó que López le parecía un «buen compañero», y que no era «nada violento».

Sin embargo, poco a poco, todo cambió, cuando aseguró que un día, mientras patrullaban en un coche, el acusado le preguntó sobre «la mejor manera de deshacerse de un cuerpo». Una pregunta importante, teniendo en cuenta cómo apareció el cuerpo de la víctima, calcinado y en el maletero de su coche, hallado en las cercanías del pantano de Foix.

La declaración, que puede ser importante dentro del juicio, y no es la única que puede serlo, teniendo en cuenta las sesiones de esta semana. Cabe recordar que otra testigo, en este caso ex compañera de Peral dentro del cuerpo, señaló que tras los hechos, que ya eran públicos, que vio a la acusada «muy tranquila». Esta declaración se contradice con lo que contó Peral, quien dijo que en esos momentos «sentía pánico» por la presencia de López.

Volviendo a la declaración del ex compañero del acusado, al preguntarle el fiscal, Félix Martín, por la conversación que mantuvo con el acusado mientras patrullaban juntos el 16 de abril de 2017, el testigo, miembro de la policía barcelonesa, rompió a llorar al empezar a responder, y el magistrado, Enrique Rovira, le ofreció parar antes de continuar.

«Estábamos trabajando en la zona de Glòries y, sin más, pregunta: ¿Cómo me podría deshacer de un cuerpo?», relató el agente, que explicó que le sorprendió, pero no pidió el motivo de la pregunta.

Explicó que contestó que haría algo similar a lo que aparece en algunos programas de televisión, según se refirió: «Le dije que, si se deja algún tipo de marcas en el cuerpo o algo por el estilo, lo importante es que no se vea nada la huella y dejar lo más lejano posible el acceso a los bomberos para que el coche se vaya calcinando».

Los ex agentes de la Guardia Urbana están acusados de un delito de asesinato con alevosía, por lo que se enfrentan a 25 años de cárcel para ella y 24 para él. Se desconoce aún cómo murió Pedro Rodríguez.