Aragonès pide a JxCat “menos reproches y más trabajo”

El vicepresidente de la Generalitat sitúa las elecciones como una oportunidad para “ganar fuerza” por la autodeterminación frente al Estado

AV.- Aragonès (ERC) reclama unidad al independentismo: "Menos reproches y más trabajo"
Pere Aragonès en el Consell Nacional de ERC el 15 de febrero de 2020 DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS 15/02/2020 DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

Aunque ERC ha optado por un perfil más contenido en la guerra a cara descubierta que está librando con JxCat por la hegemonía del independentismo, tampoco está dispuesto a dejar sin respuesta el alud de ataques que está recibiendo de los neoconvergentes. En este sentido, el vicepresidente de la Generalitat y hombre fuerte de ERC, Pere Aragonès, ha pedido esta mañana “menos reproches y más trabajo” al partido de Carles Puigdemont, y ha reivindicado sus dos recientes éxitos: forzar al Gobierno a negociar una salida al “conflicto político” y lograr un acuerdo presupuestario entre fuerzas tan diferentes como JxCat y Catalunya en Comú Podem.

En plena precampaña electoral -Quim Torra desvelará la fecha de las elecciones a partir del 18 de marzo, cuando se aprueben las cuentas-, el cruce de reproches entre socios de Govern ha ido en aumento, una dinámica que Esquerra trata de atajar. “Ahora no es el momento de los reproches”, ha afirmado Aragonès, y ha añadido que se podría entrar en una “espiral de reproches” pero sería contraproducente de cara al electorado independentista.

En una intervención durante el Consell Nacional de ERC celebrado esta mañana en la sede del partido, ha destacado a Esquerra como el partido capaz de sentar al Gobierno a negociar y reconocer que hay un “conflicto” –una reclamación, según ha señalado, de la calle-, y por otro, ha reivindicado el acuerdo de presupuestos para aprobarlos en marzo y ha erigido a Esquerra en el “cemento” capaz de unir a dos “tradiciones muy diferentes”, como JxCat y “comunes”.

Por otro lado, ha situado las elecciones como una “oportunidad” para que el independentismo amplíe la mayoría y “acumule fuerza” de cara a la negociación con el Estado en la mesa de negociación. “Asumimos el reto de las urnas como una oportunidad para el independentismo y para acumular fuerzas para la autodeterminación”, ha dicho. El separatismo nunca ha superado el 50 por ciento de los votos en las elecciones, pese a que sí tiene la mayoría de diputados en el Parlament: ahora, según ha recordado Aragonès, la mayoría de encuestas auguran esa posibilidad.

En los albores del “procés”, el independentismo afrontaba cada contienda electoral en Cataluña como un plebiscito, como mecanismo para medir sus fuerzas ante la imposibilidad de celebrar un referéndum, y proyectaba sus promesas en función del resultado –así ocurrió en los comicios del 27 de septiembre de 2015-. Ahora que el “procés” ha entrado en una nueva fase, marcada sobre todo por las divergencias estratégicas de los dos principales partidos (ERC y JxCat), el carácter plebiscitario de las elecciones se ha ido diluyendo, aunque Esquerra parece, de esta manera, dispuesto a recuperar parte de su espíritu.

Aragonès, ha puesto el derecho de autodeterminación y la amnistía como exigencias del independentismo y, aunque ha admitido que hay que tomar la mesa de negociación con “escepticismo”, también ha pedido que se afronte como una “oportunidad”. En este punto, el vicepresidente de la Generalitat no ha dudado en dirigir un dardo velado a Torra y JxCat, a los que ha acusado de “ser los primeros” ahora en estar en la mesa cuando se la “habían mirado con un escepticismo excesivo y displicencia”.