La GSMA contradice de nuevo a Colau: el Mobile se suspendió por motivos “sanitarios”

Frente común entre administraciones, Fira de Barcelona y patronales para alargar el contrato más allá de 2023

Desmantelan los stands del Mobile World Congress tras la cancelación de la feria
Una de las vallas que cierran el recinto del Mobile World Congress (MWC) durante el desmantelamiento de los stands tras la cancelación de la feria por la crisis del coronavirus y las anulaciones de empresas.David Zorrakino Europa Press

La junta directiva de la GSMA, reunida hoy en su sede central de Londres, ha emitido un comunicado lamentando la cancelación del Mobile World Congress y ha vuelto a contradecir la versión de Ada Colau reiterando que la decisión de no celebrar la convocatoria de este año fue por motivos “de salud” y de “seguridad”. De hecho, la patronal organizadora del evento califica de “dolorosa” la postura tomada, aunque defiende que es la correcta ante el miedo derivado del brote de coronavirus y la cancelación de empresas participantes, un goteo incesante desde el pasado 5 de febrero.

Una postura que contradice una vez más la versión de la propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha asegurado en varias ocasiones que el MWC no escapa a la guerra comercial entre EEUU y China, la última esta misma mañana.

La GSMA, sin embargo, ha querido reiterar su compromiso con volver a organizar “un gran” congreso en Barcelona en 2021.

Conjura en el Palau

Tras el “shock” sufrido por la anulación de la convocatoria del Mobile World Congress que debía empezar justo en una semana, Fira de Barcelona pide ahora conjurarse con un único propósito: renovar el vínculo con la GSMA más allá de 2023. Así lo ha reclamado el presidente de la institución ferial, Pau Relat, en una cumbre celebrada esta mañana en el Palau de la Generalitat con el president Quim Torra, el vicepresidente Pere Aragonès (ERC), representantes de los ayuntamientos de Barcelona y L’Hospitalet, entidades económicas como la Cambra de Comercio o Foment del Treball y los sindicatos UGT y CCOO, entre otros agentes sociales.

“Queremos reforzar nuestro partenariado con la GSMA para prolongar bastantes años más el permanecer con nosotros”, ha defendido Relat sobre un evento millonario, que deja año tras año cerca de 500 millones de negocio inducido e importantes beneficios a nivel de proyección internacional.

El contrato actual de Fira de Barcelona y la Mobile World Capital -la fundación integrada por el Gobierno, la Generalitat y los consistorios implicados- con la GSMA expira dentro de tres años, concretamente en 2023. Así lo firmaron las entidades implicadas en 2015 y así lo quieren ampliar ahora, tras la cancelación inaudita provocada por el pánico del coronavirus y el goteo incesante de cancelaciones de grandes marcas expositoras.

Eso sí, sabedor de que todo lo que rodea el Mobile World Congress traspasa el campo estrictamente empresarial y adquiere una dimensión pública mucho más notable, Relat ha pedido “discreción”, “unidad” y “consenso” en las negociaciones. “Los acuerdos a los que podamos llegar serán más o menos exitosos en la medida en que seamos discretos”, ha remarcado el presidente de Fira de Barcelona. Igual de contundente se ha mostrado Carlos Grau, CEO de la Mobile World Capital, en el cónclave celebrado en la Generalitat: “Trabajaremos juntos para que el Mobile siga muchos años en Barcelona”.

Ampliación de Fira

Para lograrlo, uno de los objetivos fijados es ampliar los recintos que Fira tiene en Montjuïc y especialmente en Gran Via, epicentro del mayor congreso de telefonía móvil del mundo. En concreto, el pleno del Ayuntamiento de L’Hospitalet impulsará la semana que viene la ampliación del espacio aprobada hace ahora unos meses y que pasa por construir un nuevo pabellón de 60.000 metros cuadrados y ganar un 25% más de espacio de cara a 2024.

El recinto alcanzará los 300.000 metros cuadrados de superficie, generará un impacto económico de 675 millones de euros anuales entre los años 2024 -cuando se prevé que esté lista la ampliación- y 2028. Cifras importantes para retener un evento mastodóntico, que reúne cada año alrededor de 2.400 empresas expositoras y 100.000 congresistas de hasta 200 países.