Torra da largas a Sánchez con la mesa de diálogo y exige el mediador

Enfría las expectativas y no asegura que el encuentro se celebre antes de que acabe febrero

Reunión semanal del gobierno catalán
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado de varios de sus consellers a su llegada a la reunión semanal del gobierno de la Generalitat.Andreu DalmauEFE

El Govern de Quim Torra retrasa fijar una fecha concreta para la mesa de negociación, da largas a Pedro Sánchez e insiste con la figura del mediador, un requisito que el propio president reclama avalado por una resolución que el Parlament aprobó con el apoyo de Junts per Catalunya, pero también de Esquerra y la CUP. “Es de obligado cumplimiento”, repite el líder del Ejecutivo catalán pese a que sus socios republicanos exigen que no sea un “obstáculo” para iniciar el diálogo.

Hoy, además, la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, ha enfriado las expectativas del Gobierno matizando los acuerdos alcanzados durante la visita de Sánchez a Torra en el Palau de la Generalitat el pasado 6 de febrero. “La propuesta de que la mesa fuera en febrero es de Sánchez al president, y él no se comprometió. La fecha la pone Sánchez y le traslada la voluntad que se pueda desarrollar en febrero”, ha matizado Budó antes de repetir en varias ocasiones que “no viene de unos días” y que lo importante es garantizar el “éxito” de la mesa de negociación.

“Y el mediador es necesario”, ha recordado la dirigente de JxCat aludiendo otra vez a la resolución aprobada por la cámara catalana la misma tarde del 6 de febrero. Sin embargo, no ha querido ser taxativa sobre el asunto y ha eludido responder si se trata de condición “sine qua non” para sentarse por primera vez en la mesa.

Eso sí, Budó no ha garantizado que el encuentro entre la Generalitat y el Ejecutivo se lleve a cabo dentro de este mes de febrero, la semana que viene como muy tarde: “El calendario no es la prioridad. Queremos que salga bien. Si esto significa que tenemos que esperar una semana más para acabar de cerrar todos los flecos es normal, si se quiere el éxito del encuentro”.

Esta gestión de los tiempos por parte de Junts per Catalunya contrasta con la petición de Esquerra de fijar ya una fecha para la reunión, exigida ayer mismo por la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, en una evidencia más del cisma abierto dentro del independentismo.

En este sentido, Budó tambien ha rechazado comentar públicamente el contenido y resultado de la cumbre de ayer de partidos y entidades soberanistas (JxCat, ERC, la CUP, la ANC y Òmnium) ni de los integrantes de la futura mesa de negociación por parte del Ejecutivo catalán.