«Con la nueva regulación, se puede estar poniendo en riesgo el motosharing en Barcelona»

Entrevista a Oriol Marimón-Clos, CEO de eCooltra

entrevista Oriol Marimón-Clos, CEO de eCooltra
entrevista Oriol Marimón-Clos, CEO de eCooltraMiquel Gonzalez de la Fuente

El pasado 7 de febrero el Ayuntamiento de Barcelona adjudicó provisionalmente las licencias de motosharing y bicisharing para los próximos tres años en la ciudad. Hasta ahora, cinco empresas ofrecían el servicio de motosharing y en unas semanas serán una veintena.

-¿Cuál es la situación de eColtra a día de hoy en Barcelona?

-Tenemos un total de 2. 300 motos y el total de usuarios que ya confían en eCooltra en Barcelona es de más de 330 mil. Nosotros fuimos los creadores del motosharing en el sur de Europa, por entonce solo había una empresa que operaba en el centro de Alemania, y a finales de 2015 empezaron a rodar nuestras primeras motos en Barcelona. A día de hoy, en la ciudad hay 6050 motos de uso compartido eléctricas y se reparten en -en orden de aparición de las empresas-: eCooltra 2.300, Yego mil, Scoot 500, Acciona 1.600 y Movo, 650. Nosotros, desde que empezamos a finales de 2015 hasta ahora, hemos ido creciendo de 250 motos a las 2.300 actuales. Ha sido un crecimiento gradual y siempre de la mano de la adquisición de usuarios y, como una mancha de aceite, empezamos desde el centro y hemos ido extendiendo servicio hasta que la última ampliación que hemos hecho ya abarca l ‘Hospitalet del Llobregat. Queremos dar un servicio complementario a la ya gran oferta de movilidad que tiene la ciudad de Barcelona.

- Hasta este momento, ¿cuál ha sido la regulación existente en lo relativo al motosharing?

- A día de hoy aún no está regulado. Es un mercado libre. Quien quiera entrar, entra. Sin embargo, ahora, con la nueva regulación, el Ayuntamiento dice y estipula que el número total de licencias que va a otorgar a los servicios de moto eléctrica compartida en modalidad de aparcamiento libre en la vía pública es de 6.958. Lo que limita es cuántas motos compartidas pueden estar haciendo negocio en la calle. Entonces, estas licencias salen a licitación y toda aquella empresa que las quiera, las puede pedir. La fórmula para repartir esas licencias entre los operadores es la de dividir el total entre las empresas que las pidan. Se ha dicho que la regulación ha sido acordada con el sector, pero la realidad es que originalmente el Ayuntamiento nos plantea dos opciones como fórmulas de reparto de las licencias entre los operadores: una es hacerlo a suertes y si los tres primeros ya quieren las 6.900 licencias, el resto ya se van todos a la calle; en el segundo escenario, quien pague más por las licencias es quien se las queda. Así pues, la realidad es que de todos los malo escenarios, el menos malos entonces era el actual, repartir entre todos los operadores que aparezcan, pero con unos grandes ‘peros’ que pedimos al Ayuntamiento en su día: que las reglas para presentarse a la licitación sea suficientemente restrictivas para que los cazadores de licencias o especuladores queden fuera para garantizar que son empresas sostenibles y que van a invertir en la calidad del servicio. En este sentido, creo que si hubiéramos puesto limites más cualitativos, en lugar de 20 operadores estaríamos hablando igual de 7 u 8. También pedimos que haya más de 10 mil licencias, porque si a día de hoy salen 6.958 y ya tenemos 6050 motos en la calle, es que el número de licencias ya equivale a la necesidad del mercado a dia de hoy, por lo tanto es necesario que haya margen. Además, pedimos al Ayuntamiento que en el momento que una empersa se retire, ya sea durante la fase de adjudicación o justo después, ‘ipso facto’ esa licencia se pueda repartir lo antes posible entre el resto de operadores para no perjudicar al usuario final. Así pues, es cierto que estamos de acuerdo con el Ayuntamiento en algunas cosas, pero de todo lo que dijimos no nos han escuchado en nada.

- ¿Cómo afecta esta regulación a eCooltra en particular? ¿Y al usuario final?

- Con la nueva regulación se cogen las 6.958 licencias y se dividen entre los 20 operadores, a todos por igual, de manera que nos corresponden unas 348 motos a cada uno. Así pues, nosotros como empresa hemos de reducir nuestra flota en un 85%. Pero el gran perjudicado es el usuario. Hoy en día con 330 mil usuarios como tenemos nosotros, el hecho de tener 348 motos en 47 kilómetros cuadrados que tenemos que cubrir, que es el mínimo que nos obliga el Ayuntamiento a cubrir, encontrar una moto será misión imposible, no habrá motos. Por lo tanto, el usuario tendrá que hacer uso de las veinte aplicaciones para asegurarse una moto y compartir sus datos con hasta 20 empresas diferentes de motosharing. Probablemente luego habrá agregadores, es decir una única aplicación que te ofrezca el servicio de las aplicaciones de motosharing, pero en cualquier caso habrá que facilitar los datos a las 20 empresas que hay detrás.

- ¿Cómo ha sido la relación del Ayuntamiento con eCooltra?

- Ya en 2017 nacen las primeras conversaciones con el Ayuntamiento. Entonces ya vieron que habría que hacer una regulación por el uso del espacio público. Esto ha ido avanzando y por el camino se ha incorporado una tasa que hemos de pagar por moto y año, y cuando se empezó a hablar del número de licencias, entonces ya les dijimos que esto era inviable y cuando pensaron en el modelo de reparto, igual. Ha estado la puerta abierta con el Ayuntamiento, pero hasta cierto punto. El daño que se puede ocasionar con esta regulación es muy alto.

- Han empezado una campaña de recogida de firmas en contra de esta nueva regulación. ¿Con qué fin?

- Nos hemos unido los cinco operadores actuales en esta recogida de firmas para dar a conocer a la gente la situación y que tome conciencia de que se puede estar poniendo en riesgo el motosharing en Barcelona