Colau aprovecha el confinamiento por el coronavirus para cercar al coche en Barcelona

El vehículo privado perderá espacio en detrimento de más aceras para los viandantes y más carriles para las bicicletas

Tercera semana de confinamiento por la pandemia de coronavirus
Vista de la avenida Diagonal de Barcelona, en pleno confinamientoMarta PérezEFE

Ada Colau ha aprovechado el confinamiento de Barcelona a raíz de la crisis del coronavirus para activar un nuevo plan de movilidad que reducirá el margen de circulación de los coches. “Queremos una nueva normalidad, donde no se vuelva a llenar la ciudad de coches y vuelvan a subir los niveles de contaminación”, ha asegurado esta mañana en una rueda de prensa celebrada en el centro de la capital catalana. Las actuaciones, que suponen una inversión de 4,4 millones de euros, se empezarán a implementar en los próximos días.

Con este plan, que pretende anticiparse a la reanudación de la actividad que se prevé en las próximas semanas en función de la evolución epidemia, las vías para bicicletas ganarán 21 kilómetros -el Bicing vuelve a estar activo desde esta semana-, mientras que las aceras se ampliarán en 12 kilómetros para que los ciudadanos puedan pasear manteniendo las distancias de seguridad y tratar de minimizar el riesgo de contagios.

Mapa de las cambios del nuevo plan de movilidad anunciado por Ada Colau
Mapa de las cambios del nuevo plan de movilidad anunciado por Ada ColauLa Razón

En concreto, se pondrán en marcha 21 kilómetros de carril bici en 10 vías de la ciudad, la mayoría de ellas céntricas: Gran Via (entre Calle Aribau y Paseo de Gracia); Calle Valencia; Calle Roger de Llúria; Calle Pau Claris; Paseo Santa Coloma; Calle Castillejos (desde Travessera de Gràcia hasta Consell de Cent); Calle Industria (desde paseo Sant Joan hasta avenida Gaudí); Creu Coberta-Ctra. Sants; Avenida Meridiana (por can Dragó); y, Vía Augusta.

En todos estos espacios, se sustituirá un carril de vehículo por uno de bicicletas o uno compartido entre bicicletas y transporte público -se pintarán los nuevos corredores de bici para su identificación y albergarán elementos de protección-. También se pondrán en marcha 57 estaciones nuevas de bicing, extendiendo, en este sentido, la red a zonas que todavía no tenían acceso como la Marina del Prat Vermell, Trinitat Nova, Canyelles y Vall d’Hebron.

AMP.- Coronavirus.- Barcelona destinará los carriles laterales de la Gran Via y la Diagonal a peatones
Proyecto de la ampliación de aceras en Via Laietana AYUNTAMIENTO DE BARCELONA 25/04/2020 AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Asimismo, se ampliarán los espacios para los viandantes en 12 kilómetros en seis calles céntricas y de mucha concurrencia. En tres de ellas –Consell de Cent, Rocafort y Girona-, los cambios serán drásticos: se limitará el espacio del coche a un solo carril y no se podrá circular por encima de los 30 km/h; se colocarán elementos de reducción de velocidad en la entrada a estas calles; y, se ampliará la acera en cuatro metros más.

En otras dos calles principales como la Avenida Diagonal y Gran Vía, se cerrarán algunos tramos de los carriles laterales para los vehículos: en la Avenida Diagonal, se cortará al tráfico la acera sur –lado del mar- entre la plaza Francesc Macià y el Paseo de Gracia y la acera norte –lado de la montaña- entre Paseo de Gracia y Calle de la Marina; en Gran Vía, se peatonilazará el lateral sur entre Plaza de España y Plaza de Tetuán -el lateral norte quedará abierto para la circulación de autobuses-. Finalmente, en Vía Laietana se ampliarán las aceras en ambos costados.

Finalmente, los carriles para el autobús también ganarán terreno con nuevos tramos en Via Laietana; entre Creu Coberta y Carretera de Sants; Vía Augusta, en sentido ascendente, entre Hort de la Vila y paseo Bonanova; Calle Espronceda, en sentido mar, entre Paseo Taulat y Paseo García Fària; y, Paseo Garcia Fària, sentido Llobregat, entre Espronceda y Jonquera.

En este punto, el Ayuntamiento de Barcelona ha apuntado a “un plan de desinfección intensiva” y ya se trabaja en disponer del 100% de la flota de autobús y metro para alcanzar la oferta previa a la crisis sanitaria. Asimismo, se han integrado los conductores de bus turístico en bus habituales y metro para que pueda haber también máxima disponibilidad -porque algunos empleados pueden estar de baja- y también ha apelado a las medidas de concienciación para evitar las aglomeraciones y mantener las distancias de seguridad.