El TSJC autoriza la manifestación de Vox en Barcelona

También en el resto de capitales de provincia catalanas: Girona, Lleida y Tarragona

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha autorizado hoy la manifestación que ha convocado Vox en Barcelona para mañana. La marcha en coche para protestar contra la gestión del Gobierno durante la crisis del coronavirus partirá a las 12 horas: arrancará en Francesc Macià y concluirá ante la Delegación del Gobierno, en calle Mallorca con calle Roger de Llúria. El TSJC también ha dado el plácet a las movilizaciones en el resto de capitales de provincia catalanas (Girona, Tarragona y Lleida).

El partido de Santiago Abascal ha convocado mañana en todas las capitales de provincia una caravana. Es la primera movilización autorizada durante el estado de alarma, pese a que ya se están registrando en las últimas semanas multitud de protestas -caceloradas- contra el Gobierno a lo largo del país. Cada vez van ganando mayor concurrencia y se están extendiendo por toda la geografía española.

Inicialmente, el Ministerio del Interior prohibió la manifestación en Cataluña. Ante esta decisión, Vox presentó un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que remitió la causa al Tribunal Supremo, que ha declarado competente al TSJC y ha autorizado finalmente la movilización. En la resolución, la Sala Contenciosa del TSJC argumenta que en el caso de Barcelona la prohibición no es proporcionada porque la ciudad se halla en la fase 0,5 y la pandemia está remitiendo. “En el contexto que acabamos de describir no parece que sea de recibo prohibir una manifestación en vehículos cuando resulta que, ordinariamente, las personas pueden pasear por la ciudad durante franjas horarias generosas, sin límite numérico, bajo la única condición de hacerlo guardando las distancias y con mascarilla”, agrega.

A juicio de los magistrados, “nada indica que la manifestación en vehículos que pretende realizar el partido político VOX pueda traducirse en perjuicios significativos para la vida o la salud de las personas”, y consideran que una prohibición “basada en meras conjeturas” supondría una “quiebra clara” del derecho fundamental de reunión.

En Cataluña, hasta esta semana, apenas había habido agitación en las calles. De hecho, el primer amago de protesta se registró hace ahora justo una semana, donde en la Plaza Artós de Barcelona se produjo una concentración con una afluencia testimonial. Sin embargo, a partir de esa jornada, las movilizaciones han ido ganando intensidad: el miércoles salió más de un centenar de personas con banderas de España a protestar en Barcelona -entre el paseo de la Bonanova y la calle Ganduxer-. Como respuesta, un grupo de signo contrario se concentró en el mismo lugar y se produjo algún momento de tensión pese a la presencia de los Mossos d’Esquadra, que se desplegaron en la zona.

Un día antes, el martes, la CUP organizó diferentes manifestaciones, que se saldaron con una detenida en el barrio de Gràcia de Barcelona por golpear y escupir a los agentes de los Mossos d’Esquadra.