Lleida, anclada en la fase 1 por los contagios en una fiesta de cumpleaños con 20 personas

La industria agroalimentaria, otro de los focos del repunte de casos en la región sanitaria. La Generalitat no solicita el pase a la siguiente etapa

Lleida permanecerá en la fase 1 después de cuadruplicar los contagios de coronavirus en las últimas semanas. Así lo ha decidido la consejería de Salud de la Generalitat tras resistirse a hablar de “rebrote” pese al aumento de casos. Un fiesta de cumpleaños con una veintena de personas -cuatro de ellas, positivo en Covid-19 que infectaron a las demás- y varias empresas de la industria agroalimentaria que mantuvieron servicios mínimos durante el confinamiento más severo han sido los focos principales.

Cabe recordar que en la fase 1 no son posibles las reuniones de más de 10 personas, por lo que la fiesta de aniversario doblaba el número de asistentes permitido en el primer peldaño de la desescalada.

Por su parte, los mataderos y determinadas plantas de procesamiento de carne pueden ser “focos de transmisión relativamente importantes” porque trabajan varias mucha gente con temperaturas muy bajas por las cámaras, como ha ocurrido en decenas de plantas en Estados Unidos. Un extremo apuntado esta semana, entre otros, por el jefe de Epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla.

El día 11, cuando se aprobó la propuesta de desescalada de Lleida para pasar a la fase 1, la tasa de incidencia acumulada a 7 días era de 12,1 casos por 100.000 habitantes y el 22 de mayo, era de 42,7 casos por 100.000 habitantes.

Salud ha informado de que se han detectado 95 casos de coronavirus confirmados con una prueba PCR entre los días 21 y 26 de este mes en la región sanitaria de Lleida. De ellos, 24 están ingresados en centros sanitarios de la zona y nueve en la UCI del Hospital Arnau de Vilanova de la capital leridana.

Además, la Generalitat ha registrado un total de 199 casos entre las semanas del 7 al 13 de este mes (44 casos) y del 14 al 21 (155), unos contagios que también se han dado en residencias geriátricas y personal sanitario, además de los casos mencionados en la industria agroalimentaria y en el cumpleaños celebrado.

El propio Trilla cree que la situación “se ha detectado a tiempo" y de forma muy precoz, aunque podría haber sido distinta de haberse producido en Barcelona, mucho más complicada por la densidad de población y la movilidad. “El rebrote de Lleida demuestra que el virus sigue existiendo y nos podemos contagiar", ha concluido en declaraciones a Catalunya Ràdio.