España

Sánchez pacta con ERC la sexta prórroga del estado de alarma

El Gobierno cede las competencias a las CC AA en la fase final de la desescalada y permite a Cataluña gestionar los fondos europeos para la reconstrucción

Thumbnail

El Gobierno trabaja intensamente para cerrar los apoyos necesarios para sacar adelante la sexta prórroga del estado de alarma, antes de hacer cualquier anuncio al respecto. La decisión de solicitarla o no al Congreso de los Diputados estaba condicionada, precisamente, a tener asegurada la mayoría suficiente y este paso se ha hecho efectivo hoy con un pacto entre el Ejecutivo y Esquerra Republicana, con el que se retoma la interlocución y en el que subyace el compromiso de volver a la “mesa de diálogo” una vez se alcance la “nueva normalidad”.

Pedro Sánchez solicitará la confianza de la Cámara el próximo miércoles y ERC se abstendrá para mantener 15 días más la excepcionalidad y permitir, bajo este paraguas, que la mayoría del territorio culmine el proceso de desescalada. Será la última prórroga y a cambio del apoyo de los soberanistas, Moncloa se compromete a devolver las competencias a la Generalitat cuando las regiones sanitarias entren en la fase final de la desescalada, la participación de Cataluña en la gestión conjunta de los fondos europeos para la reconstrucción y abordar cambios legislativos para no tener que volver a activar el artículo 116 de la Constitución en caso de posibles rebrotes o eventuales nuevas epidemias.

Según el texto del acuerdo, una vez alcanzada la última fase (III) de esta desescalada, será la comunidad autónoma quien adquiera la condición de «autoridad competente delegada para la adopción y la ejecución de las medidas de dicha fase», a excepción de la «libertad de circulación». El Gobierno permitirá asimismo que Cataluña gestione los fondos para la recuperación que provengan de Europa. “Son miles de millones para reindustrializar el país ante la crisis provocada por la pandemia”, aseguran. El documento también hace una referencia explícita a que en el futuro se alumbrará, en base a la legislación ordinaria, una reforma que no obligue a recurrir al estado de alarma. «Con el fin de articular un mecanismo alternativo al estado de alarma, que pueda garantizar la cogobernanza con las CC AA e incrementar la protección de los derechos fundamentales y libertades ciudadanas». Estas reformas se vehicularán a través de una Comisión de evaluación en el Congreso con el objetivo de que vean la luz en los próximos tres meses.

Esquerra ha convocado de forma urgente la permanente del partido esta misma tarde, que ha validado la propuesta a la espera de que la Ejecutiva del lunes la ratifique. Los republicanos, además, venden el pacto como un triunfo para posibilitar el retorno de competencias a Cataluña: “El Gobierno se ha visto forzado a replantear su postura tras el toque de atención de los republicanos en la negociación fallida por la prórroga anterior. Este retorno a la vía de la negociación ha llevado la Permanente de ERC a inclinarse por la abstención”, han explicado a través de un comunicado en el que han detallado punto por punto los acuerdos conseguidos. De este modo, los republicanos exhiben músculo, reivindicándose como un socio con un rol relevante en Madrid.

ERC votó en contra de la prórroga en la última sesión en el Congreso y criticó que el Gobierno cerrara un pacto con Cs para sacarla adelante en vez de dar respuesta a sus peticiones, que incluían el retorno de las competencias centralizadas con la alarma y un calendario para la mesa de diálogo. Sin embargo, esta votación demostró que los republicanos no eran decisivos, si Ciudadanos entraba en juego, y es la situación que han buscado revertir. Por su parte, el Ejecutivo no ceja en su empeño de hacer compatibles a ambas formaciones de manera que se pueda ampliar la mayoría de la investidura. Si bien ahora los votos de Ciudadanos ya no serían necesarios, se sigue negociando.

Este viraje de ERC choca directamente con la negativa de Quim Torra y sus socios de JxCat de apoyar la sexta prórroga del estado de alarma. Hoy mismo, el president ha avisado de que se volverá a oponer si no se retornan a la administración catalana las competencias ahora bajo el mando único del Gobierno central. En declaraciones a los periodistas tras visitar las obras del despliegue de la fibra óptica entre Súria y Solsona, Torra ha dicho que “es evidente que el Govern reclama recursos y todas sus competencias”. Y, por ello, ha sentenciado que la Generalitat “se opondrá, naturalmente, a cualquier prórroga del estado de alarma que no retorne nuestras competencias”. Una muestra más de las diferencias entre ERC y JxCat, con los republicanos negociando de forma discreta con el Gobierno. De hecho, el acuerdo de los republicanos con el Gobierno llega un día antes de la reunión semanal que mantiene Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos y en la que Torra pensaba reiterar sus exigencias al Ejecutivo.