La Generalitat revertirá el contrato con Ferrovial para el rastreo de los posibles contagios de Covid-19

Adjudicó a dedo y por valor de 17 millones de euros el seguimiento telefónico a una filial de la constructora

Asistencia domiciliaria del CAP Ramona Via i Pros de El Prat de Llobregat
Una doctora prepara la asistencia domiciliaria de pacientes en el centro de atención primaria Ramona Via i Pros, en El Prat de Llobregat (Barcelona).Quique GarciaEFE

La Generalitat ha confirmado esta tarde que trabaja para “revertir el contrato con Ferrovial” sobre el rastreo de posibles contagios de Covid-19 por valor de 17 millones de euros y “tener una alternativa mejor y lo más pronto posible”, según han confirmado fuentes del departamento de Salud que dirige Alba Vergés (ERC). Una rectificación oficial tras el aluvión de críticas de médicos, colectivos sanitarios y partidos políticos, acentuada en las últimas horas tras conocerse que la filial de la constructora gestionaría el seguimiento telefónico de los casos de coronavirus y sus contactos.

En concreto, el Govern aprovechó una excepción que contempla el estado de alarma para adjudicar a dedo y sin concurso público un contrato de dos años de duración a una empresa filial de Ferrovial -la misma que gestiona el 061, el teléfono de emergencias sanitarias de Cataluña- para externalizar el rastreo de posibles casos de contagio del virus, según adelantó El Confidencial, y hacerles un seguimiento telefónico durante 14 días, ofreciéndoles además “las recomendaciones oportunas respecto a las precauciones de higiene respiratoria y lavado de manos y síntomas de alarma de la enfermedad”.

“Exigimos a Salut que revierta la decisión errónea de hacer que una empresa –Ferrovial– gestione a los rastreadores de la Covid-19. Tiene que ser la atención primaria por lógica, por coherencia y para mayor seguridad clínica”, aseguró a través de Twitter el presidente del Col·legi de Metges de Barcelona, Jaume Padrós, una de las primeras voces en contra de la externalización del servicio.

A las críticas del Col·legi de Metges de Barcelona, el sindicato Metges de Catalunya y el de Infermeres de Catalunya, entre otros, se han sumado este lunes la CUP, los “comunes” y el PSC-Units, que ha pedido comparecer al gerente del Sistema d’Emergències Mèdiques (Sem), la empresa adjudicataria.

El contrato a dedo a Ferrovial se ha convertido en una nueva disputa entre JxCat y ERC en el seno de la Generalitat. Esta mañana, la portavoz y consejera de Presidència, Meritxell Budó, ha instado al departamento de Salud, en manos de ERC, a “escuchar” a la comunidad médica, contraria a esta adjudicación. Además, se ha adelantado y ha abierto la puerta a “modificar” la decisión sin conocer aún el posicionamiento de los republicanos.