El objetivo de Esquerra: apartar a Ciudadanos

Análisis del panorama político actual: la negociación del decreto sobre la nueva normalidad es el nuevo campo de batalla después del estado de alarma

Pleno del Congreso
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante su intervención en el pleno del Congreso sobre la última prórroga del estado de alarma.J.J. GuillénEFE

¿Qué condiciones exhibió ERC tras pactar con el Gobierno la última prórroga del estado de alarma?

«Nos permite quitar a Ciudadanos de la ecuación». Así de contundentes se expresaron en Esquerra horas después del pacto alcanzado con el Gobierno para sacar adelante la sexta y «última» prórroga del estado de alarma. Al margen de las contrapartidas logradas para la desescalada –se jactaron de haber conseguido devolver las competencias a Cataluña en fase 3–, los republicanos también presumieron de haber recuperado la mayoría de la investidura y de haber relegado al partido naranja a la «irrelevancia» como argumento para defender su posición preferencial en la política española.

¿Qué contenía el acuerdo paralelo de Sánchez y Cs?

La cuadratura del círculo de Pedro Sánchez, sumando a la formación de Inés Arrimadas con un acuerdo paralelo provocó más de una mueca en ERC. ¿El motivo? El pacto especificaba que las medidas para la desescalada serían idénticas en toda España, un discurso que entraba en colisión con los logros exhibidos por ERC para Cataluña frente a las críticas del independentismo. Gabriel Rufián fue el encargado de lanzar el primer aviso a Pedro Sánchez, a quien emplazó a decidir entre «el republicanismo» o los «diez diputados de la derecha».

¿Por qué el decreto de la nueva normalidad es ahora otro de los campos de batalla?

Esquerra lanzó ayer un aviso nítido y contundente al Gobierno: exige «rectificar» y modificar el real decreto del PSOE y Unidas Podemos para regular la nueva normalidad y amenaza con emprender acciones legales si acaba saliendo adelante sin cambios. «Hay margen», repiten sin cerrar la puerta. En concreto, los republicanos se oponen frontalmente a que el Ministerio de Sanidad vuelva a asumir el mando en caso de rebrote, una circunstancia que atribuyen a la voluntad de «recentralización» por parte del Estado. Desde Esquerra, además, acusan al Gobierno de tener «doble personalidad» y de elaborar el nuevo marco jurídico atendiendo a las peticiones de Cs y de los poderes económicos y mediáticos del Estado.

¿Qué exige ERC?

Los republicanos dejan claro su ultimátum: ERC o Cs. O, en sus palabras, «descentralización o recentralización, corresponsabilidad o imposición» a cuenta de la negociación sobre la desescalada y con los presupuestos en el horizonte. La posibilidad de entente entre el Gobierno y el partido naranja a nivel legislativo se ha convertido en uno de los nuevos temores para los republicanos.

¿Cómo influye la reactivación de la mesa de diálogo?

ERC busca reanudar cuanto antes la mesa de diálogo y negociación entre el Gobierno y la Generalitat y emplaza a Sánchez y a Torra a fijar ya una fecha para «principios de julio», precisamente cuando haya entrado en vigor la citada «nueva normalidad». El objetivo de los republicanos es liderar el foro, encabezar la exigencia de un referéndum y la amnistía para los presos y justificar así el compromiso arrancado de la investidura. En esta ecuación también «sobra» Cs: ERC quiere apartar al partido naranja para que no «boicotee» la mesa.

¿Afectan las críticas de JxCat y el calendario electoral?

Esquerra endurece su discurso contra el Gobierno y busca alejarlo de Ciudadanos con la vista puesta en un más que posible adelanto electoral en Cataluña. JxCat ocupa la parcela del independentismo más radical y carga contra la postura de los republicanos, que tratan de reafirmar su posición lo más lejos posible de Cs y su oposición férrea al independentismo.