Fomento del Trabajo advierte sobre la crisis: “Lo peor está por llegar”

La patronal aboga por un gran acuerdo para la reconstrucción entre administraciones, sindicatos y organizaciones empresariales

El presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Josep Sánchez-Llibre
El presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Josep Sánchez-LlibreCONNIE G. SANTOSLA RAZON

En pleno debate sobre la reconstrucción del país tras la fase, hasta la fecha, más dañina del Covid-19, la patronal catalana Fomento del Trabajo ha llamado a sentar las bases de un nuevo proyecto económico para España. Su presidente, Josep Sánchez-Llibre, ha abogado esta mañana por un acuerdo que incluya al Gobierno, las autonomías, los ayuntamientos, las patronales, los sindicatos y la sociedad civil que facilite la reactivación de la economía.

Fomento del Trabajo, que ayer celebró su junta directiva, considera que ese acuerdo debería servir para facilitar la reactivación de la economía, recuperar la ocupación y evitar el cierre de empresas. A juicio del presidente de la patronal “lo peor no ha pasado” ya que la recuperación será más lenta y difícil de lo esperado.

Medidas

En este contexto, Sánchez-Llibre ha puesto sobre la mesa algunas medidas de inmediata aplicación como alargar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta finales de año y anular la cláusula actual de mantenimiento de los puestos de trabajo: “Es un contrasentido”, ha alertado y ha aseverado que llevará a muchas empresas al preconcurso. Sánchez Llibre también se ha posicionado a favor de flexibilizar los expedientes temporales y de que ésta “no sea por sectores y sea por compañías”.

“De lo que se trata es de salvar empresas”, ha sostenido el presidente de la organización empresarial, que ha reclamado que el Estado se endeude para cubrir los costes y ha rechazado que se tenga que aumentar la presión fiscal para ello. En el caso que no se derogue la cláusula de mantenimiento de empleados de los ERTE, Sánchez Llibre ha sugerido flexibilizar las jornadas laborables tal y como permiten las legislaciones alemana y austriaca a cambio, eso sí, de formación. Además de los ERTE, Foment del Treball ha exigido mejorar la liquidez de las empresas, con una ampliación de los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 70.000 millones de euros y un aplazamiento de impuestos para las empresas aún afectadas por la crisis del Covid-19.