¿Por qué Barcelona quiere pasar ya a la fase 3?

La Generalitat tomaría el control, discotecas, cines y teatros podrían abrir y se permitirían reuniones de hasta 20 personas antes de San Juan

Vida cotidiana en Barcelona en el tercer día de la fase 2 de la desescalada
Una mujer toma el sol en el paseo marítimo de la Barceloneta este miércoles.Enric FontcubertaEFE

Costó arrancar, pero ahora Barcelona quiere pasar ya a la fase 3 antes de instalarse definitivamente en la “nueva normalidad” cuando decaiga el estado de alarma. Así lo ha reclamado hoy mismo la alcaldesa Ada Colau tras conocer que la Generalitat finalmente ha optado por la prudencia y ha decidido mantener a la capital catalana y su corona metropolitana en la fase 2 este próximo lunes 15 de junio.

Colau ha levantado la voz en contra del Govern de Quim Torra al asegurar que los indicadores (de casos y contagios de coronavirus) “son positivos” -"equiparables a otras regiones que están en la fase 3″- y ha exigido que se solicite el avance entre semana. Su objetivo es hacerlo de forma escalonada y evitar que Barcelona pase directamente de la fase 2 a la “nueva normalidad” el 21 de junio, cuando ya no esté en vigor el estado de alarma.

En el horizonte se encuentra la verbena de San Juan, una de las fechas más señaladas del calendario. Se trata de la entrada oficial al verano y es tradición celebrarlo al aire libre, en fiestas en playas, chiringuitos y bares. “Se puede producir una acumulación de movilidad”, ha señalado la alcaldesa de Barcelona sobre la posibilidad de que los catalanes se desplacen durante esas fechas -la verbena es un martes, y el miércoles es festivo- pocas horas después de haber entrado en la “nueva normalidad”.

Pero, ¿qué se podría hacer en la fase 3 si Barcelona finalmente la testea aunque sean unos días? Primero de todo, la Generalitat pasaría a tener el control en detrimento del Ministerio de Sanidad. En cuanto a medidas prácticas, se abrirían las discotecas y locales musicales con limitación del aforo. También se permiten las reuniones de 20 personas -el límite que el Govern ha fijado precisamente para la verbena-; recuperar la actividad en las barras de los bares y restaurantes; ampliar el aforo en terrazas hasta el 75%; abrir teatros y cines con la mitad del público; actos al aire libre de 800 personas; la apertura de todos los comercios sin excepción con el aforo limitado del 50%; el uso controlado de las zonas comunes de hoteles y alojamientos; e incrementar el transporte público, entre otras muchas actividades. Un “ensayo general" hacia la “nueva normalidad” con San Juan marcado en el calendario.

El Gremio de Restauración de Barcelona ha secundado esta semana la voluntad de la alcaldesa, Ada Colau, de que la ciudad pasara a la fase 3 de la desescalada el próximo lunes para reactivar la economía cuanto antes, tras el parón de los últimos meses por la pandemia de coronavirus.