El estudio de Oriol Mitjà concluye que la hidroxicloroquina no previene el coronavirus

La revista “Science” avanza los resultados de la investigación del epidemiólogo que ha descubierto que este antipalúdico no es un tratamiento eficaz contra la COVID-19

Oriol Mitjà
Oriol Mitjà@Eva Ripoll

Se veía venir. El otrora protegido científico de la Generalitat, llevaba semanas desaparecido de la primera línea mediática. El ensayo clínico liderado por el investigador Oriol Mitjà para combatir el coronavirus no ha logrado los resultados esperados. De esto se trata la ciencia, de prueba y error. El estudio concluye que la hidroxicloroquina, el fármaco antipalúdico usado a menudo por los médicos hasta hace pocas semanas, no sirve para evitar los contagios de COVID-19. Lo ha anunciado el propio infectólogo a la revista “Science”, aunque posteriormente ha declinado hacer valoraciones a la prensa hasta que se hagan públicos los resultados.

El proyecto levantó expectación desde sus inicios al contar con el apoyo y financiación del Departamento de Salud de la Generalitat e ir acompañado de una potente campaña de captación de fondos, #YoMeCorono, a través de la Fundación Lucha contra el Sida, que consiguió 2,3 millones de euros en donaciones. El estudio aspiraba a conseguir resultados en tres semanas –al final se sobrepasó el plazo de largo– y planteaba una doble estrategia contra el virus: administrar el medicamento antiviral darunavir a unos 200 positivos de COVID-19 para reducir la carga viral y probar la hidroxicloroquina con 3.000 personas que fueran contactos de los primeros, para ver si podía ser útil como profiláctico.

Finalmente, no lo ha sido. El investigador perdió el favor de la Generalitat e incluso se permitió tacharlos de “grupo de idiotas”. Tras hacer el seguimiento de los contactos –al final se reclutaron 2.300 personas–, los investigadores constataron que se habían contagiado el mismo porcentaje de personas en ambos grupos, el de los que habían tomado hidroxicloroquina y el de los que no habían tomado nada.

Ante el interés de la prensa tras publicarse el artículo en la revista “Science”, Mitjà ha declinado hacer valoraciones y ha asegurado en su cuenta de Twitter que no aportarán datos hasta que estén aprobados por las agencias reguladores y se haya completado la evaluación externa previa a la publicación definitiva. “La presión para publicar los resultados de nuestro estudio es inmensa. La OMS, [La Fundación Bill & Melinda] Gates y otras agencias tienen prisa para tomar una decisión sobre la hidroxicloroquina y sobre si continuar el resto de ensayos clínicos. Esperamos aportar más luz en breve”, ha expresado el infectólogo.