Investigan a seis mossos por racismo al llamar “mono” y negro de mierda" a un detenido

SOS Racisme denuncia los hechos como un caso de violencia policial

Sucesos.- A prisión un ladrón con 11 órdenes de búsqueda por nueve robos en la provincia de Girona
En la imagen, un coche de los Mossos d'Esquadra. MOSSOS D'ESQUADRA

El Juzgado de Instrucción 5 de Manresa investiga a seis agentes de Mossos d’Esquadra por un presunto delito de lesiones y contra la integridad moral de un detenido en una actuación en enero de 2019 denunciada por SOS Racisme. En el audio se pueden escuchar insultos como “mono” o “negro de mierda” por parte de uno de los agentes, que incluso admite que “soy racista”. Este grupo de policías ha sido apartado del cuerpo.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha explicado que las diligencias se abrieron en febrero de 2019 a raíz de la denuncia, y el joven se ratificó al declarar ante el juzgado. Se llama Wubi y tiene 20 años. En el mismo audio el chico explica la dureza del momento.

El joven señaló que le dijeron “la próxima vez que veas a la policía corre, pero intenta irte más lejos de África”, y denuncia que fue escupido y pateado.Todo ocurrió tras una intervención policial durante un desahucio. Wubi fue puesto a disposición judicial en calidad de denunciado por un delito contra la salud pública ante el juzgado número 5 de Manresa, un procedimiento finalmente archivado.

Fuentes de los Mossos han explicado que se trata de un caso judicializado. aunque han aclarado que se abrió una investigación reservada a los agentes supuestamente implicados, que siguen en activo a la espera de que se resuelva el procedimiento judicial. Por su parte, el TSJC ha aclarado en una nota que se han abierto diligencias contra los seis agentes a raíz de la denuncia, por un delito de lesiones y un delito contra la integridad moral.

SOS Racisme ha definido en un comunicado la denuncia como un caso de violencia policial, y ha criticado que una actuación así no es solo consecuencia “de la ideología racista de un grupo de agentes del cuerpo de Mossos d’Esquadra, sino que viene determinado por el contexto de falta de mecanismos de control, impunidad, racismo y corporativismo policial” en el cuerpo.

La entidad ha explicado que Wubi contó que fue una actuación racista, en la que asegura que los agentes le llamaron ‘mono’, ‘negro de mierda’, y le amenazaron con gritos como ‘te hundo la cara aquí’, tras lo que fue detenido.

Wubi denunció los hechos y la causa está en fase de instrucción con una abogada de SOS Racisme: la entidad ha recogido 571 casos de racismo policial desde 1999, por los que se ha condenado por la vía penal a cuatro policías.

Los seis mossos investigados comparecieron ante el juez en octubre, cuando todos se acogieron a su derecho a no declarar, y la causa sigue abierta para practicar más diligencias.