Dos detenidos por el asalto al piso “okupado” por inmigrantes de Premià de Mar

Las acusaciones incluyen un delito de odio y discriminación

Los Mossos se hicieron cargo de la investigación del ataque en Premià de Mar
Los Mossos se hicieron cargo de la investigación del ataque en Premià de Mar

Los Mossos d’Esquadra arrestaron el lunes por la noche a dos hombres, de 32 años y vecinos de Premià de Mar y Mataró, relacionados con el asalto a un piso ocupado el domingo por la noche en la primera localidad, donde una persona de la vivienda resultó herida.

La Policía Autonómica ha informado de que han sido arrestados como presuntos autores de delitos de atentado, resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños, lesiones y un delito de odio y discriminación. Cabe recordar que durante la pelea entre los vecinos que atacaron el piso “okupado” y los agentes desplazados al lugar hubo cinco policías heridos leves, además de uno de los asaltantes.

La investigación abierta permitió identificar y detener a dos de los presuntos autores de los hechos, que está previsto que pasen a disposición judicial en las próximas horas. Las pesquisas no están cerradas, por lo que no se descartan más detenciones.

El domingo por la noche, un grupo de vecinos se concentró ante un piso de la avenida Lluís Companys de Premià de Mar con la intención de echar de la vivienda a un grupo de jóvenes que habían ocupado el piso. Los residentes en el domicilio son de origen magrebí, lo que provocó un alud de reacciones de todo tipo, en un momento especialmente sensible con este tipo de asuntos.

El grupo de vecinos, que llegó a la cincuentena, lanzó piedras contra el piso desde el exterior, e intentaron un desalojo por la fuerza, que no llegó a culminarse. Al margen de numerosas patrullas de los Mossos que llegaron para calmar los ánimos, otros vecinos también acudieron, pero para enfrentarse a los asaltantes.

El origen del asalto es que los vecinos desplegados culpan a los jóvenes “okupas” de diversos delitos cometidos en la población, como una serie de robos -en los que si participaron- y una agresión sexual, con la que no tienen nada que ver. Diversos habitantes de la zona explicaron que la situación en el barrio es tensa y que “se veía a venir”.

Se desplegaron varias patrullas de los Mossos, Policía Local y Bomberos de la Generalitat, que comprobaron que un grupo de vecinos había accedido al interior del piso y habían producido daños en el inmueble y lesiones leves a uno de los ocupantes. Además, los incidentes derivaron en diversos daños al mobiliario urbano, por lo que los Mossos intervinieron para restablecer el orden público y cinco agentes resultaron heridos leves, tras lo que los jóvenes fueron trasladados y reubicados a otro lugar.