Barcelona jubila la compra en mano de billetes en el autobús: código QR y app

El sistema, sin embargo, solo permite el pago con la propia aplicación de TMB en lugar de otras alternativas mucho más extendidas

Desde hace algún tiempo, la única posibilidad de comprar un título de transporte en el interior de los autobuses de Barcelona era el billete individual. Si algo ha tenido bueno el coronavirus ha sido, sin duda, la aceleración de los procesos d digitalización en todos los ámbitos de la vida. Y el transporte público no podía ser una excepción. A partir de mañana, se podrá comprar y validar los billetes sencillos de autobús a través del móvil y, por tanto, de forma digital y sin necesidad de contacto. El sistema implementado, sin embargo, nace con taras incomprensibles en estos tiempos. Si bien hace uso de los códigos QR para adquirir el billete, este proceso solo se podrá llevar a cabo con la propia aplicación de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), en lugar de optar por sistemas mucho más extendidos y “tourist friendly” como Google Pay o Apple Pay.

Así las cosas, TMB ha acelerado la puesta en marcha del ticket electrónico a raíz de la crisis sanitaria por la Covid-19 ya que, para evitar contagios, los conductores no venden billetes ni dan atención al cliente, pese a que la intención es que, una vez superada de pandemia , se recupere la atención del usuario. La adquisición del billete virtual se debe hacer a través de la aplicación móvil TMB App. Y una vez realizada la compra, el usuario debe validarlo cuando suba al autobús escaneando un código QR, que estará situado en la zona de validaciones. Entonces, una vez que el sistema ha detectado la línea, la fecha y la hora del inicio del trayecto, ya se podrá viajar bajo los mismos criterios que para los billetes sencillos en papel.

El billete sencillo también estará disponible en la tienda electrónica de TMB, que funciona desde el 2018 para facilitar la adquisición de títulos integrados de transporte. En este caso, sin embargo, una vez se ha hecho la compra en línea, el usuario recibe un código que debe cambiar por una tarjeta física en cualquiera de las distribuidoras automáticas de la red de metro. Según TMB, esta medida, además de garantizar el distanciamiento físico entre usuarios y conductores, ayudará a mejorar el servicio, ya que permitirá no tener que detener el autobús tantas veces y, por tanto, aumentar la velocidad comercial de los vehículos.

Según TMB, actualmente sólo un 2% de los usuarios utilizan el billete sencillo. Por ello, no prevén que el hecho de eliminar la venta dentro de los autobuses pueda afectar a la gente mayor, uno de los colectivos que menos usa el teléfono móvil. Según la presidenta de TMB, Rosa Alarcón la mayoría de estas personas utilizan la T4, la Tarjeta Rosa de precio reducido.