Stephen King quería escribir una novela sobre Jason y “es la mejor idea que he tenido nunca”

El maestro del horror estaría encantado de poder narrar un nuevo capítulo de “Viernes 13”

Stephen King siempre ha fantaseado con explicar la historia de Jason
Stephen King siempre ha fantaseado con explicar la historia de JasonLa RazónArchivo

Existen multitud de novelas en que el escritor te pone en la piel del asesino, de los relatos de Jim Thompson al mismísimo “Crimen y castigo”, pero no hay novelas que te pongan en la piel de un absoluto monstruo que resucita una y otra vez después de dado por muerto y cuya aproximación a la muerte es la misma que la de un niño de cinco años al chocolate. ¿Podemos ponernos en la piel de una mente que ha perdido cualquier relación del de otro ser humano? ¿Podemos llegar a entender sus furias y motivaciones? Según Stephen King, la respuesta está clara, sí, y a él le encantaría escribirla.

El escritor de “Carrie” o “Misery” sorprendía ayer a todo el mundo asegurando que la mejor idea que ha tenido nunca sin haberla escrito después es una novela en que mirásemos al mundo a través de los ojos de Jason, el macabro asesino de la serie “Viernes 13”. El enmascarado asesino sería así una especie de antihéroe de una novela que no buscaría humanizarlo, que va, sino “monstruolizar” a los lectores. “La mejor idea que nunca he escrito (y que probablemente nunca escribiré) es “Yo Jason”, una narración en primera persona de Jason Voorhees y su infernal destino: muerto una y otra vez en el lago Camp Crystal. Que destino más horrible y existencial”

Su idea incidiría en este castigo de repetir una y otra vez una horrible forma de morir mientras sientes el odio, el horror y el asco de tus semejantes. En una cadena que no sabes dónde empieza y dónde acaba, Jason respondería de forma tan violenta por culpa de un destino eterno encadenado a la muerte, como si matar fuese el único modo de escapar de este causalidad. Sus asesinatos no tendrían motivaciones ni sexuales ni emocionales ni siquiera por venganza, sino sólo por desesperación y agonía.

Las respuestas de entusiasmo ante esta idea no se hicieron esperar. Hasta el cómico Patton Oswald bromeó que él estaría dispuesto a escribir una novela similar con Leatherface (de “La matanza de Texas”) y así completar un programa doble maravilloso. King, sin embargo, aseguró que desechó la idea porque sólo pensar en las cartas que tendría que escribir para pedir los derechos se le pasaban todas las ganas. “Mi corazón no está preparado, pero vaya sino sería una buena novela contar el lado de la historia de Jason”, insistió.

Lo que sí se ofreció es a ceder la idea y que la productora Blumhouse, célebre ahora por películas d terror de poco presupuesto, de nunca más de diez millones de dólares, que se convierten en éxitos universales como “El lhombre invisible”, “Get out” o a última reencarnación de “Halloween”, se encarguen de llevar el proyecto adelante. King se ofreció a ayudar en lo que hiciera falta.

Hace apenas tres días, el pasado 13 de junio, se estrenaba en España en 1980 “Viernes 13”, la primera aparición de Jason en la gran pantalla. Han pasado 40 años y desde entonces ha sido brutalmente asesinado una y otra vez en hasta . En 1987, el escritor Simon Hawke escribió la novelización de la película, que en ese momento ya contaba con cuatro secuelas. En la actualidad ha aparecido un total de doce veces en el cine y todavía falta que alguien nos cuente qué le pasaba por la cabeza a este asesino en serie cuando actuaba como actuaba.

El director de la obra original, Sean S. Cunningham aseguraba que “no soy un fan de las películas de terror horribles y brutales. No las disfruto. Para mí, la pornografía de la violencia es similar a la del sexo, en que presentada sin sustancia se convierte en algo sin interés y se autodestruye”. En “Viernes 13” encontró en Jason y en su madre Pamela esa sustancia que dio profundidad a la moda de los “slasher films” que tanto dio al género de terror en los 80.

La idea de meterse en la piel del asesino sí lo hizo de maravilla en “Fin de guardia”, la tercera parte de la serie protagonizada por el detective Bill Hodges, que se inicó con “Mr. Mercedes” y que HBO ha hecho una serie. En la novela nos mete en la cabeza de Bradly Hartsfield, un asesino en serie que después del asesinato de 8 personas queda en estado vegetativo en un hospital. Sin embargo, esta parálisis, que los médicos aseguran que nunca se recuperará, tiene un poder oculto que el asesino utilizará para sembrar el caos.