Salud contrata 436 profesionales en verano para facilitar vacaciones al personal sanitario antes de octubre

Destina 7, 7 millones para reforzar la atención primaria. Pide a médicos y enfermeras que cojan las vacaciones antes del 30 de septiembre para tener al equipo listo ante un eventual rebrote

Vida cotidiana durante la desescalada
Aspecto de la playa de San Sebastián, llena de gente, este sábado EFE/Marta PérezMarta PérezEFE

A tres días del solsticio de verano, que en el hemisferio norte tendrá lugar a las 12.07 del próximo sábado, hora peninsular, cuando la inclinación del eje norte-sur de la Tierra esté a 23,4º hacia el sol, el departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña ha puesto en marcha su plan de verano. Este año, como avanza el lema de la campaña estival #Elige/Salud, “Protégete, refréscate, hidrátate y ... recuerda ponerte la mascarilla”, el verano se presenta con un doble reto. Además de actuar contra los efectos de las altas temperaturas, hay que estar alerta para evitar contagiarse de la COVID-19. El verano llega después de cien días en estado de alarma para contener al nuevo coronavirus que ha puesto al límite al sistema sanitario. Para evitar la aparición de rebrotes y responder a las necesidades de esta época, el departamento de Salud ha invertido un extra de 5 millones de euros en la atención primaria. En total, 7,7 millones para reforzar la plantilla de la atención primaria con 436 profesionales.

Cada centro tendrá libertad para decidir cómo se reorganiza, si contrata más médicos o enfermeras. El director del Servei Català de la Salut, Adrià Comella, ha avanzado que tratarán de estabilizar este refuerzo más allá del verano, para hacer frente a las necesidades de otoño, cuando se espera una segunda oleada de COVID-19. Para estar preparados, los profesionales sanitarios tienen el mandato de hacer vacaciones antes del 30 de septiembre. "Hemos adecuado la red sanitaria a los meses de verano para dar una respuesta adecuada a la ciudadanía, teniendo en cuenta la necesidad de descanso de los profesionales, del todo imprescindible después de la intensa actividad que han tenido en los últimos meses”, ha explicado Comella.

Refuerzo de las zonas con segundas residencias

En verano, el Servei Català de la Salut despliega más medios para reforzar la atención en las zonas turísticas. Pero este año, además de contemplar la distribución de las segundas residencias, tiene en cuenta el descanso de los profesionales de la primaria y mirará de no desatender las zonas urbanas. “Hemos contratado 200 profesionales extra respecto al verano pasado”, ha constatado Comella. “Este año, además de ofrecer la actividad de otros veranos, tendremos que en alerta constante ante la posible aparición de rebrotes. Es una época singular en la que se trabajará en la detección rápida de casos para frenar la transmisión de la pandemia”, ha añadido.

Comella cree que el CATSalut cuenta con PCR suficientes para detectar y controlar nuevos casos de covid. “Llevamos varias semanas estables, estamos haciendo una media de dos PCR diarias por cada mil habitantes”, ha comentado.

Este año, los centros de atención primaria permanecerán abiertos hasta las 20.00 horas para atender urgencias. La actividad programada se concentrará hasta las 17.00 horas. “Las franjas horarias de adaptarán para hacer frente a la aparición de rebrotes localizados y al turismo, que previsiblemente será más local que internacional”, ha añadido Comella.

La actividad hospitalaria se mantenderá igual que el año pasado. Y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) reforzará este verano su dispositivo con 24 unidades adicionales de apoyo vital. La intención es ampliar la cobertura a las zonas de la costa de Tarragona, Terres de l’Ebre, Garrad y Girona, que en verano amplían la población.

Tres fallecidos el verano pasado por un golpe de calor

Pese a que la atención mediática está puesta en el nuevo coronavirus, Salud no olvida los retos de cada verano. Más, ahora que el cambio climático trae más olas de calor. El año pasado, se detectaron dos olas a finales de junio y de julio. Entre el 7 y el 11 de agosto, se superaron los 40º en zonas de la Ribera del Ebro, el Priorat, Segrià, Bages y puntos del prelitoral. El años pasado, en los meses de verano, se notificaron seis casos de golpe de calor, tres personas fallecieron. Son defunciones evitables. Por eso, un año más, Salud recuerda a través de su campaña de verano consejos como refrescar el ambiente, hidratarse, protegerse de las altas temperaturas o utilizar crema solar. Aunque en esta ocasión añade que “hay que respetar la distancia social, lavarse las manos, ponerse la mascarilla y no compartir comida, bebida ni cubiertos”, ha insistido Rosa Romà, directora del Área de Ciudadanía, Innovación y Usuario del CATSalut.

Ante la aparición de cualquier síntoma relacionado con el coronavirus o un golpe de calor, recomienda contactar con el 061 “SALUT respon”.