Cataluña estrena la “nueva normalidad” con una enorme movilidad y sin incidentes

Más de 500.000 vehículos salen por el puente de Sant Joan para ir a segundas residencias y a la playa

Toda Cataluña entró ayer en la denominada “nueva normalidad”, un día después de que el Ministerio de Sanidad diera luz verde al ansiado deseo de la Generalitat, que no era otro que tomar el mando de la gestión de todo lo relacionado con el coronavirus y el desconfinamiento y, sobre todo, la recuperación de las competencias perdidas desde la entrada en vigor del estado de alarma, el 14 de marzo.

El panorama en las calles de Barcelona y todas las poblaciones catalanas en los últimos días ya no tenía nada que ver el de marzo ni tampoco con el de abril. Si no fuera por las tres medidas básicas que aún se deben mantener- la distancia de seguridad de metro y medio mínimo, el uso de la mascarilla y la higiene constante de las manos- en mayo y junio todo ha parecido un día cualquiera de antes del pasado 13 de marzo.

Pero hubo novedades. Una de ellas, de las más llamativas, era un anhelo de niños y seguramente de muchos padres, el retorno de los parques infantiles tras un poco más de tres meses sin usarse. De esta manera, los más pequeños pudieron volver a jugar junto a sus amigos, con toboganes, columpios y otros artilugios de este tipo de instalaciones.

El Ayuntamiento de Barcelona pidió a las familias seguir las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) durante su uso, que no son otras que las citadas anteriormente. El responsable de Mantenimiento de Infraestructuras y Juegos Infantiles de Barcelona, Toni Navarro, explicó que se colocaron carteles informativos con las principales recomendaciones a seguir en las áreas de juegos infantiles.

Uno de los principales temores de los padres era el estado de los parques infantiles tras tres meses sin utilizarse, aunque por supuesto se han limpiado. Navarro explicó que ha sido un período muy lluvioso en el que han proliferado las plantas y las flores: “El principal problema ha sido en los pavimentos, sobre todo en los areneros. Pero no hay ningún problema remarcable”, añadió. De hecho, no hubo que lamentar ningún incidente destacable en el primer día de este retorno. Barcelona cuenta con 888 zonas de juegos infantiles en toda la ciudad, destinadas a distintos tramos de edad.

Otro de los motivos por los que la Generalitat quería pasar de la fase 2 a la 3 y en apenas unas horas entrar directamente en la “nueva normalidad” - o “reanudación”, según el president, Quim Torra- está relacionado con el tráfico. Se inició un puente que puede ser larguísimo para algunos ciudadanos, teniendo en cuenta que el festivo día de Sant Joan es el miércoles.

De hecho, ayer por la mañana ya se notaba un tráfico superior al de los días anteriores, teniendo en cuenta el fin de las fases del confinamiento y las ganas de salir, de volver a la “normalidad”. Principalmente, los objetivos sin ir a las segundas residencias -tras unas primeras semanas de confinamiento muy duras en lo que se refiere a los controles en la carretera- y también aprovechar el sol en la playa.

El Servei Català de Trànsit (SCT) esperaba ayer que más de 500.000 salieran del área de Barcelona para realizar los viajes a cualquier destino. Por esta previsión, sumada a la verbena, los Mossos empezaron a desplegar hasta Sant Joan 1.400 controles en las carreteras, de los que 205 serán de alcohol y drogas, y el cuerpo policial también reforzará la presencia en la calle de agentes de seguridad ciudadana y de orden público.