El primer gobierno de Felipe González, visto por la CIA

La Agencia realizó un perfil secreto sobre el líder socialista y de cada uno de sus ministros en 1982

Cuando en 1982, el PSOE ganó las elecciones generales, a la CIA le interesó saber quién era el nuevo presidente del gobierno español. Eso hizo que a lo largo de los años de González en Moncloa se realizaran diversos perfiles sobre el político socialista. Este diario ha podido consultar algunos de esos documentos secretos durante años, pero desde hace poco tiempo al alcance de todos.

Poco después de que Felipe González anunciara la formación de su primer gabinete, varias oficinas de la CIA realizaban un informe en el que se analizaba quién era cada uno de los ministros, además del presidente y el vicepresidente. Como ocurre siempre con estos documentos, los nombres de sus autores son anónimos, pero sí podemos leer este dossier titulado “España: Una primera mirada al equipo de González”.

La CIA define al González de 1982 como “el político más popular de España”, así como el “indiscutido líder del socialismo español. Políticamente pragmático y no ideológico, ha evitado la identificación con cualquier facción dentro del partido y es en gran parte el responsable de la imagen moderada que ha llevado al PSOE al poder. González fue abogado laboralista antes de unirse al PSOE en 1964. Ha sido secretario general del partido desde 1974 y diputado a Cortes desde 1977”. La Agencia en su informe especula sobre cómo funcionará el gabinete del nuevo presidente una vez que empiece a funcionar. A este respecto apunta que “creemos que González se hará cargo del Gobierno tanto como lo ha hecho dominando el PSOE. Aunque su estilo es colegial y por lo general no abrasivo, González usará su autoridad sin rivales para imponer la disciplina dentro de su administración y claramente establecer las prioridades y objetivos de su gobierno”.

En el documento también se establece que ese primer gobierno socialista era un fiel reflejo del “pragmatismo, moderación y precaución de González”, unas cualidades de las que había hecho gala durante la campaña electoral en la que había derrocado a UCD. A la Agencia no se le escapaba el hecho que nueve de los dieciséis ministros “son economistas profesionales, muchos de ellos con una extensa experiencia administrativa. El énfasis en la competencia técnica está combinado con la juventud: la edad media de los ministros de González es de 40 años. Mientras que la mayoría de los miembros del Gabinete puede ser calificado como como social demócratas, representantes de todas las tendencias del PSOE -con la excepción de la facción “crítica” del marxismo radical- están presentes en el nuevo Gobierno”.

En el informe secreto se dedica una sección al dúo Felipe González-Alfonso Guerra. Sobre quien fue vicepresidente del Gobierno se apunta que ha sido objeto de no poca prensa negativa, algo que seguramente obedece a “su inclinación hacia lo dramático y por su carácter temperamental en lugar de su ideología política. La CIA recuerda que “no hay dudas” de su fidelidad a González, como tampoco de “la profundidad de su radicalismo”, además de subrayar sus frecuentes choques en el Congreso con “el volátil líder de la oposición Manuel Fraga”. El redactor del documento sospecha que en el futuro habrá “fricciones potenciales” entre Guerra y miembros del Gabinete, especialmente Miguel Boyer.

A Estados Unidos no le gustó que la cartera de Exteriores fuera a parar a la manos de Fernando Morán, “un marxista que se opone a la presencia de España en la OTAN”. Distinto es el punto de vista hacia el titular de Defensa, Narcís Serra, “una de las mejores decisiones de González”. En este sentido, la embajada estadounidense avisa a la CIA que Serra “está bien considerado tanto por el Ministerio de Defensa como por la institución militar española”. Del responsable de Interior, José Barrionuevo, la embajada también proporcionó datos a las oficinas de la Agencia en Europa, aunque una parte de la información sobre él sigue a día de hoy censurada en el documento. Lo que sí podemos leer en lo que se ha hecho público es que Barrionuevo “es un experimentado político municipal (…). Los funcionarios de la embajada estadounidense informan que es un administrador duro, efectivo y no está considerado como ideologizado. Se describe a sí mismo como social demócrata”.

Entre las páginas también tenemos referencia sobre Miguel Boyer, quien fuera ministro de Economía y Hacienda del primer gobierno de Felipe González. De él se subraya su larga amistad con González “desde sus días como estudiantes” y que “ha liderado el aparato económico del partidos durante siete años”. Para la CIA era más que probable que el titular de Industria, Carlos Solchaga, “sea su aliado más cercano”, especialmente por disfrutar de “lazos similares con las instituciones económicas e industriales”.