El PP supedita una hipotética alianza con Cs en Cataluña a que haya “confianza y lealtad”

Alejandro Fernández deja para después de las elecciones vascas las conversaciones para una posible entente electoral

El PP catalán presenta un recurso ante el TC contra el decreto de vivienda del Govern
El líder del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, en el pleno del Parlament del 3 de junio. PARLAMENT 03/06/2020 PARLAMENT

La nueva normalidad trae consigo la recuperación del debate político en Cataluña, con la eterna discusión sobre unas probables elecciones anticipadas en el horizonte de 2020 pese a los intentos de Quim Torra y JxCat por estirar los plazos y permanecer el máximo tiempo posible en la Generalitat. Con el independentismo en guerra y el catalanismo moderado disperso en mil y una siglas, el PP y Ciudadanos tienen pendiente explorar una posible alianza electoral para después de las elecciones vascas y gallegas.

En este sentido, el líder de los “populares” en el Parlament se ha limitado a repetir que el debate se pospone hasta después de los comicios autonómicos de julio, aunque ha remarcado las tres premisas que se tienen que dar para una hipotética entente con el partido “naranja”: compartir proyecto, una estrategia para implementarlo y que haya “confianza y lealtad entre las partes”.

“Para hacer una coalición se deben cumplir tres elementos básicos: compartir un proyecto, tener una estrategia para implementar dicho proyecto y que exista confianza y lealtad entre las partes”, ha remarcado hoy en rueda de prensa desde el Parlament.

El pasado 12 de junio, el también diputado popular en el Parlament Santi Rodríguez condicionó este acuerdo con Cs a que la formación naranja aclare sus ideas, puesto que, bajo su punto de vista, algunos de sus “giros” ideológicos “no acaban de ser compatibles” con los objetivos del PP en referencia a los pactos con el Gobierno de Pedro Sánchez por el estado de alarma.

Unas declaraciones que hoy Fernández ha evitado con la vista puesta en una negociación a partir del 13 de julio, “no tanto para ver los resultados [de los comicios vascos], sino para dejar que este proceso electoral se desarrolle con toda normalidad”.