Así trabaja el robot que opera corazones en España

El Da Vinci vuelve a los quirófanos del Hospital Clínic para realizar cirugías cardiovasculares. Repara válvulas mitrales con cuatro incisiones de menos de un centímetro

En apenas cuatro o cinco horas, sin necesidad de tener que abrir el esternón con un bisturí, como se hace en el cirugía tradicional, el robot Da Vinci ayuda a los cirujanos cardiovasculares del Hospital Clínic de Barcelona a operar corazones. Justo antes de Navidad, los doctores Elena Sandoval y Daniel Pereda, del Instituto Clínic Cardiovascular incorporaron al robot Da Vinci a su equipo. El Hospital Clínic se convirtió así en el primer y por ahora único Hospital de España en hacer cirugías cardiovasculares con un robot. La COVID-19 interrumpió su trabajo, pero ahora que los hospitales han recuperado su actividad habitual, el robot Da Vinci también ha regresado al quirófano. Desde que empezó a trabajar con corazones, porque antes ya intervenía en cirugías robotizadas del aparato digestivo, ginecología y urología, ha realizado con éxito 14 operaciones cardíacas.

Su especialidad, por ahora, es la reparación de válvulas mitrales. El doctor Pereda explica que el principal beneficio de operar con el robot Da Vinci es que “podemos conservar la válvula del paciente”. “Restablecemos su función y evitamos tener que sustituirla por una prótesis, con todas las complicaciones que esto puede conllevar”, añade.

El alta en una semana

Con el robot, los cirujanos ganan precisión y el paciente gana tiempo de recuperación. En vez de operar a corazón abierto, en las cirugías con el robot Da Vinci se hacen pequeñas incisiones de menos de un centímetros entre las costillas. En menos de una semana, el paciente puede recibir el alta y en un mes hacer vida normal.

El robot Da Vinci ha empezado por operar la válvula mitral, pero es capaz de hacer otras cirugías, es cuestión de aprender. El Hospital Clínic es centro d referencia nacional acreditado (CSUR) para la reparación quirúrgica compleja de la válvula mitral. Cada año, hace más de cien cirugías. Con la cirugía de reparación en vez de sustituir la válvula, se repara.

El corazón es una máquina muy precisa. No deja de trabajar. Como cuenta Bill Bryson en “El cuerpo humano” (RBA), cada hora bombea 260 litros de sangre. Late unas 100.000 veces al día. Tiene cuatro válvulas por las que entra y sale la sangre y muchas formas en que fallar. Cuando hay insuficiencia mitral, “la válvula no cierra bien y hace que la sangre se acumule en el corazón y los pulmones”, explica el cardiólogo Félix Pérez. “Eso dificulta la respiración y hace que uno se canse al realizar esfuerzos”.

El robot aprenderá más cirugías

La doctora Bàrbara Vidal, cardióloga del Hospital Clínic, cuenta que el 1,5% de personas mayores de 70 años tiene prolapso mitral que no es otra cosa que el debilitamiento del tejido. Hay otras valvulopatías, pero como dice el doctor Pereda: “Cada vez somos más capaces de reparar más corazones”.

El robot Da Vinci ha empezado en el Hospital Clínic por reparar la válvula mitral, pero ya está participando en otras cirugías del corazón. El Hospital Clínic ya ha hecho cirugías de cardiopatías congénitas, la sustitución de la válvula mitral cuando no es reparable y cirugía coronaria. En un futuro, también hay previsto realizar cirugía robótica con la válvula tricúspide de tumores cardíacos, como el mixoma y de algunas arritmias como la fibrilación auricular.