Borràs será investigada por el Supremo tras la rectificación de Podemos y la ruptura del independentismo

El Congreso ha aprobado hoy el suplicatorio con el apoyo del PP y el PSOE, Vox, Podemos y Cs. JxCat ha votado en contra, mientras ERC, la CUP y Bildu no han participado

El Congreso debate el decreto de la ‘nueva normalidad’
La Portavoz del Grupo Junts per Catalunya en el Congreso de los Diputados, Laura Borràs, durante su comparecencia en el Patio del CongresoPool Pool

El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy el suplicatorio para que el Tribunal Supremo pueda proceder penalmente contra la portavoz de JxCat, Laura Borràs. La votación ha salido adelante con el apoyo del PP y el PSOE, Vox, Podemos y Cs, entre otros, y ha puesto en evidencia, una vez más, la división del independentismo. JxCat ha votado en contra, mientras ERC, la CUP e incluso Bildu han declinado participar en la votación.

El caso que afecta Laura Borràs investiga una supuesta práctica fraudulenta cuando ella era presidenta de la Institución de las Letras Catalanas (ILC). El Supremo ha tenido que pedir al Congreso que levante la inmunidad a Borràs para poder juzgarla por los delitos de fraude a la administración, prevaricación, malversación de dinero público y falsedad documental.

Así las cosas, el debate se ha hecho a puerta cerrada y con una limitación presencial del 50% de los diputados. Laura Borràs ha podido intervenir durante 7 minutos para defenderse. Una vez aprobado el suplicatorio, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tendrá 8 días para comunicar la decisión al Supremo. Hasta ahora, el Congreso ha aprobado 31 suplicatorios y ha rechazado 14. La última petición que se denegó fue en 1988.

La portavoz de JxCat, a la salida del Congreso, ha criticado duramente a las formaciones que aprobarán el suplicatorio: “A la represión se la combate, no se le permite ganar por incomparecencia del rival “. De hecho, la diputada ha enviado una carta a los 350 diputados, en la que acusa al Supremo de no respetar el decreto del estado de alarma y de violar los plazos procesales cuando tramitó el suplicatorio; lamenta que el debate y la votación se hagan a puerta cerrada y les adjunta información sobre su caso antes de que emitan, dice, un voto “preconcebido”.

La votación del suplicatorio ha vuelto a evidenciar la división independentista. JxCat ha defendido esta semana que la única posición “digna” que se podía adoptar en el pleno del Congreso era un no. Los republicanos y la CUP, sin embargo, estaban a favor de que se investigue la supuesta corrupción, pero manteniendo a la vez serias dudas de que Borràs tenga un juicio justo. Por ello han optado por irse del Congreso durante la votación.

El portavoz de los republicanos en la cámara, Gabriel Rufián, ha replicado a su homóloga de JxCat, recordándole que los números son los que son y que, además, la opción de no participar la pusieron ellos sobre la mesa. En este contexto, después de debatir el punto a puerta cerrada, Rufián ha criticado que “culpar a ERC de lo que pasa no es sólo un insulto a ERC, sino a la inteligencia colectiva”.