Las cinco frases que delatan a Borràs en sus mails: “Te presentas a cuatro concursos y ganas uno”

Los correos electrónicos incriminan a la diputada en la adjudicación irregular de contratos a un amigo

Laura Borràs, esta mañana, frente al Congreso
Laura Borràs, esta mañana, frente al CongresoCipriano Pastrano DelgadoLa Raz—n

Los correos, escritos por Laura Borràs en julio de 2014, son algunos de los documentos que incriminan a la portavoz de los diputados de JxCat en el Congreso, que por entonces dirigía el Instituto de las Letras Catalanas (ILC), en la adjudicación irregular de contratos a favor de un amigo suyo, Isaías Herrero. Estos contratos rozan los 260.000 euros y se trocearon en adjudicaciones inferiores a los 18.000 euros para que no saltaran las alarmas.

La Fiscalía, en su escrito, considera que Borràs, “abusando de sus funciones y en base a una relación personal y profesional previa”, se concertó con el también investigado Isaías Herrero, informático de profesión, “para encubrir una relación contractual plurianual y recurrente entre la ILC y éste último. Los correos electrónicos entre los dos, en este sentido son bastante explícitos.

  • El 8 de julio de 2014, Herrero escribe a Borràs para pedir ayuda al cuadrar las cantidades. La dirigente de JxCat se hace cargo de la situación le contesta que “no sufra”, que el dinero lo tiene “reservado y es para esto”. Una semana después, el informático le dice que ha podido elaborar los “conceptos” de las facturas. A lo que Borràs responde: “Hasta ahora me has pasado los conceptos [de los contratos], pero no los presupuestos y entiendo que esperas que los haga yo y no doy abasto. Piensa que para cada presupuesto tuyo (los 4) he de hacer 3 más. Con tipografías y formatos diferentes”.
  • En el mismo intercambio de correos, Borràs contesta poco después: “Hay que hacer tres por cada una de las personas o empresas diferentes. Yo había pensado que podríamos hacer que tú te presentes a los cuatro y solo ganes uno, el más económico de su serie (...) Si tú haces los cuatro vuestros yo hago los otros, ¿te parece bien?.
  • Borràs asegura que ha hecho una “redistribución de tareas” y le explica a Herrero “en qué forma debería fraccionarse”. “Son líneas generales para que, conociendo las cifras, tú puedas afinar más a nivel de presupuestos”.
  • Isaías, sin embargo, tenía dificultades para encontrar empresas tapadera que se presentasen a los concursos. “El tema es que tenía atado una amiga para que me hiciera la última factura pendiente pero hoy la he llamado para pasarle los datos del presupuesto que me ha de hacer y se me tira atrás. Dice que no puede, por toda una serie de razones. Se me agotan las posibilidades. He encontrado una cooperativa de una gente de Barcelona que como los de Madrid se encargan de facturar (...)”.
  • Herrero, a su vez, también remite correos a una tercera persona informando de la situación y el temor que le produce que un 155 ponga al descubierto sus “marrones”: “Hombre claro, pero yo con la Borràs, con la jefa, yo facturo con la cooperativa, yo facturo unos trapis por allí”; “(...) pero que yo tengo que hacer un presupuesto bueno y... o sea tengo que hacer dos presupuestos buenos y cuatro de no buenos,...”; “(...) lo jodido es si la Borràs deja de ser directora...”