Afines a Puigdemont se organizan con un manifiesto para poner contra las cuerdas al PDeCAT

Altos cargos de JxCat, alcaldes y consellers reclaman la creación de un partido nuevo "sin más demora" y bajo el liderazgo del expresident, una postura rechazada por Bonvehí

Former members of the Catalan government leave Brussels Palace of Justice
Carles Puigdemont, ayer.FRANCOIS LENOIRReuters

El entorno de Carles Puigdemont se ha movilizado esta tarde a través de las redes sociales con un manifiesto en el que altos cargos de JxCat, diputados, alcaldes y consellers -muchos de ellos con carné del PDeCAT- reclaman la ordenación del espacio “sin más demoras” con una “nueva organización política” liderada por el expresident, fugado de la Justicia española en Waterloo. Es decir, rechazan el planteamiento de la formación heredera de Convergència con una apuesta clara por convertir JxCat en un partido político en el que se integren todas las familias, desde la propia formación de David Bonvehí hasta la Crida de Jordi Sànchez o los independientes.

El texto lo han difundido a través de las redes sociales con la etiqueta #Junts de forma coordinada cuatro pesos pesados de JxCat: los consejeros Miquel Buch (Interior), Damià Calvet (Territorio), Meritxell Budó (Presidència) y justo después Jordi Puigneró (Políticas Digitales).

Entre los adheridos inicialmente figuran el vicepresidente del Parlament Josep Costa; el secretario de la Mesa Eusebi Campdepadròs; el portavoz de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol; la alcaldesa de Girona y diputada, Marta Madrenas, y la líder de JxCat en Barcelona y diputada, Elsa Artadi. Todos ellos del círculo político de Puigdemont.

El manifiesto llega después de que un día después de que la dirección del PDeCAT, con Bonvehí, rechazara la propuesta de los presos de JxCat -Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, además del exconseller Lluís Puig-, avalados por el propio expresident desde Waterloo, en la que exigen celebrar una asamblea constituyente de JxCat, en la que participen todos los electos del espacio político -sean o no afiliados- y debatir en medio año “la conveniencia de mantener o disolver la organización” del partido.

Los firmantes aspiran a que las instituciones catalanas estén gobernadas por “hombres y mujeres comprometidos en el logro de la independencia de Cataluña, y de manera particular que el Parlament y el Govern sigan siendo un activo, al lado de la sociedad, para culminar que proceso que el 1 de octubre se expresó tan dignamente en las urnas”.

“Tenemos el convencimiento de que nuestra voz hoy representa el pensamiento y deseo de la mayoría de personas que se han sentido representadas en un momento u otro desde 2017 por el liderazgo del presidente Puigdemont. ¡Vamos! ¡Ha llegado el momento!”, concluye el texto.