Los Mossos esperan una auditoría de Interior con un “tono político”

La investigación es sobre las actuaciones de la Policía Autonómica en las protestas por la sentencia del Supremo por el 1-O

El conseller de Interior, Miquel Buch, anunció este mismo mes de junio que la auditoría interna sobre la actuación de los Mossos d’Esquadra en las protestas por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O se haría pública el 29 de junio, y así será. Estaba prevista para marzo, pero la pandemia obligó a detenerla y postergarla.

La Generalitat anunció que se haría esta auditoría, la «mayor que se ha hecho nunca al cuerpo», a finales de octubre, después de algunas actuaciones por parte de la Policía Autonómica que generaron polémica. Buch adelantó que se analizará el comportamiento del orden público y las decisiones que se tomaron a nivel técnico, pero también la «violencia» que hubo por parte «de algunos manifestantes». 

Desde el sindicato mayoritario dentro del cuerpo, Uspac, se ha asegurado que de esta auditoría se espera un “matiz político”, en referencia a una de las principales quejas de los Mossos sobre la Generalitat: la politización que, a su juicio, se hace de la Policía Autonómica. Un tipo de denuncia que siempre ha existido, pero que ha crecido sustancialmente desde el inicio del “procés”, en 2012.

Buch explicó que el contenido de la auditoría pasa por un «análisis de la situación en general, interna y externa», ya que «la violencia que se estaba generando en esas protestas por parte de algunos manifestantes también forma parte del análisis», ya que «no había pasado nunca» en movilizaciones relacionadas con el proceso independentista, donde había habido manifestaciones de «cariz pacífico».

Por su parte, en febrero el presidente de la Generalitat, Quim Torra, detalló que había 37 expedientes abiertos sobre la actuación de los Mossos ante las protestas tras la sentencia del 1-O.