La Generalitat ve “demasiado castellano en TV3″ por una serie con un 70% en catalán

La titular de Cultura, Mariàngela Vilallonga, admite haber dado un "toque" a la dirección de la cadena por la emisión anoche de "Drama", una producción de TVE. Fuerte polémica en las redes sociales

Polémica en Cataluña por la serie “Drama” de TV3, la primera bilingüe de la cadena, producida por TVE y que alterna castellano y catalán, con una presencia mayoritaria de esta última lengua (70%). Su emisión anoche ha vuelto a poner sobre la mesa la controversia que rodea a los medios públicos por el control que ejerce la Generalitat y la politización de sus contenidos. La propia titular de Cultura, Mariàngela Vilallonga, ha admitido hoy sin tapujos haber dado un “toque” de atención al director de la cadena, Vicent Sanchis, y a la presidenta de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach, por los contenidos que estos días emite la televisión -con una creciente presencia del castellano, a su parecer- y ha advertido de que la Generalitat ha inyectado seis millones de euros extra para producciones exclusivamente en catalán. Una declaración de intenciones en toda regla.

“A veces veo demasiado castellano en TV3″. Así de clara se ha expresado Vilallonga en una entrevista en la Cadena Ser en la que ha criticado abiertamente el uso del español en la cadena pública dependiente de la Generalitat, una tendencia que ha extendido más allá de la serie “Drama”. “No es por la serie, sino por otros programas que son informativos”, ha remarcado.

De hecho, la titular de Cultura ha denunciado que según qué días hace zapping y no sabe si está viendo “una cadena estatal o catalana” y ha fijado las directrices a seguir: “El uso social de la lengua catalana empieza por la televisión pública”. “Hemos de dar valor al uso del catalán para que sea cada vez más alto. Si no lo hacemos desde el Govern, ¿quién lo hará? La televisión pública de Cataluña tiene la obligación de hacerlo”, ha asegurado sobre una polémica que resurge por una serie producida por RTVE y emitida en su plataforma juvenil Playz.

Pese a esta circunstancia –no ser una ficción de TV3 y haber sido concebida por RTVE para un público más allá del catalán–, el independentismo criticó duramente su emisión ayer por noche a través de las redes sociales, llegando incluso a pedir que se retire de la parrilla. Fue el caso de la periodista y titular habitual de la cadena, Pilar Carracelas, o de Toni Albà, quien reclamó abiertamente no verla. La polémica alcanzó incluso al presentador del «Telenotícies» Toni Cruanyes, quien recibió duras reprimendas tras defender la serie. Y el propio director de la ficción, Dani Amor, admitió: «De guionista a genocida en un día». »Me he sentido la persona más odiada de Cataluña».

Más allá de las críticas por la presencia del castellano en antena -una opción totalmente minoritaria en la televisión pública y criticada desde numerosos colectivos al no reflejar la realidad de la calle-, lo cierto es que este caso destapa de nuevo el control político que ejerce el Govern sobre los medios públicos, con Vilallonga admitiendo que ha hablado directamente con su director del asunto y le ha trasladado su malestar.

Unas palabras claras y sin dobles interpretaciones -”esta mañana he dado un toque de atención a Sanchis y Llorach”, ha lanzado en la primera pregunta de la entrevista- que la propia portavoz del Ejecutivo, Meritxell Budó, ha tratado de matizar luego desde el Palau de la Generalitat: “El Govern no controla TV3”, ha dicho sobre la polémica. Cabe recordar que los medios públicos dependen del departamento de Presidència de la Generalitat y no de Cultura, ahora en manos de Vilallonga (también de JxCat).