Las polémicas de TV3 con el castellano: de los vetos a tertulianos a Colau haciendo de traductora

¿Qué dice el libro de estilo de la cadena? ¿Qué casos se han dado en los últimos años? El aluvión de críticas a la serie "Drama" destapa un debate enquistado

A raíz de la serie “Drama”, la primera ficción bilingüe que emite TV3 producida por RTVE en colaboración con El Terrat, ha resurgido la vieja polémica del castellano en los medios públicos catalanes, un debate que episódicamente salta a la actualidad por su uso totalmente minoritario en antena y las críticas que despierta entre el independentismo. El último ejemplo es la emisión de una cinta producida por RTVE en colaboración con El Terrat y que lleva meses en el portal juvenil Playz del ente público, aunque antes ha habido precedentes que incluso han obligado a la dirección de la cadena a matizar la normativa interna. Veamos.

El primer factor que hay que tener en cuenta es la concepción de TV3 como una herramienta para ampliar la capacidad de influencia de Convergència en Cataluña y para “hacer país”, como decía su gran ideólogo, el expresident Jordi Pujol. Siempre dependiente del Govern de la Generalitat, una de sus principales funciones ha sido y sigue siendo fomentar el “uso social” del catalán. Es decir, usarla en todo momento y como principio fundacional.

De hecho, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), el ente público que agrupa TV3 y Catalunya Ràdio, así lo recoge en su libro de estilo: “Somos una herramienta de promoción lingüística y cultural, y tenemos la vocación de fomentar el conocimiento y el uso de la lengua catalana”. Y deja clara cuál es su opción: “Tenemos el catalán como lengua vehicular y, por tanto, nuestros profesionales utilizan la lengua catalana en las diversas plataformas de difusión de contenidos”.

El caso Peri Rossi

Partiendo de este marco, la primera gran polémica se remonta a 2007, cuando la dirección de entonces vetó a la escritora Cristina Peri Rossi por utilizar el castellano en una tertulia radiofónica de Catalunya Ràdio. La decisión se tomó en el consejo de administración de entonces -los medios públicos dependían de Cultura, una consejería en manos de Esquerra con el tripartito- haciendo cumplir una “carta de principios” que daba “prioridad” a los tertulianos, invitados o especialistas que supieran el catalán. La controversia fue sonada y obligó al director de la emisora a pedir disculpas públicamente a Peri Rossi y a presentarle una oferta para que volviera a la cadena.

¿Qué dice el libro de estilo?

Un año después, en 2008, el presidente de la renovada cúpula directiva del ente, Albert Sáez, admitió en una comparecencia en el Parlament que la normativa provocaba ciertos choques en el día a día de la cadena -entonces, reclamaba a usar la traducción simultánea si el invitado no hablaba catalán- y anunció la elaboración de un nuevo libro de estilo, el actual. Este dice lo siguiente: “El catalán es la lengua de uso de nuestros medios. Los profesionales, colaboradores fijos y, en general, todas las personas contratadas utilizan la lengua catalana en las intervenciones por antena y en esta lengua se difunden los contenidos, sean de producción propia o no”.

Y abre la puerta a cambiar de idioma: “Usamos el catalán con nuestros interlocutores, siempre que nos entiendan, sea cual sea su lengua. Sólo de manera excepcional y motivada utilizamos otras lenguas en la difusión”. Y rebajó el citado artículo sobre los colaboradores y tertulianos: “En igualdad de condiciones sobre el valor de los contenidos que nos ofrecen damos prioridad a la presencia de invitados, especialistas o testigos que se expresen en catalán. Esta preferencia no debe comportar ningún tipo de discriminación para los hablantes de otras lenguas, no debe perjudicar los contenidos ni debe distorsionar la realidad”.

Pese a que se trata de un debate enquistado, ahora son varios los tertulianos y entrevistados que hablan en castellano en TV3.

Tertulianos que rechazan ir

Y, pese a este matiz en su libro de estilo, han sido varias las polémicas durante los últimos años. Por ejemplo, los tertulianos Nacho Martín Blanco y Joan López Alegre anunciaron en 2017 que dejaban de colaborar en las tertulias de TV3 y Catalunya Ràdio y justificaron su decisión por la falta de voluntad de los medios públicos de “dar voz” desde el “respeto” y la “honestidad” al conjunto de ciudadanos de Cataluña. O el periodistas Antonio Gómez-Reino, quien optó por la misma postura a raíz del tratamiento de la gran manifestación de Societat Civil Catalana el 8 de octubre.

Colau traduce al exalcalde de Medellín

Han sido numerosas las polémicas sobre el uso del castellano en los medios públicos, pero una se viralizó rápidamente en las redes sociales por la rocambolesca estampa que dejó en directo y con Ada Colau de protagonista. Fue en 2018 y en el programa nocturno de los sábados “Preguntes Freqüents”, con la periodista Laura Rosel de presentadora. Estaban invitados el exalcalde de Medellín, Sergio Fajardo, y la alcaldesa de Barcelona, y en plena charla a tres la traducción simultánea de Fajardo falló y pidió a la conductora repetir varias preguntas. Entonces, Rosel no respondió, siguió hablando en catalán y tuvo que ser la propia Colau quien tradujera sus intervenciones al exalcalde de Medellín al no entenderlas.

Entrevista a Sassoli

Una de las últimas controversias fue a raíz de una entrevista al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, por parte de la conductora de Els Matins de TV3, Lidia Heredia. La propia presentadora explicó que el dirigente había querido tener la traducción del mismo Parlamento europeo, y que se tradujo al español porque el catalán no es idioma oficial. Entonces y en pleno aluvión de críticas en las redes sociales, la exconsejera Clara Ponsatí estalló contra la cadena: “En vez de plantarse, TV3 se doblega y hace la entrevista en español. Tenemos dos problemas”, espetó Ponsatí en su perfil de Twitter.