Barcelona triplica los positivos en una semana: “Estamos al límite”

La capital catalana se sitúa en un número de contagios similar al de mediados del mes de mayo

Pocas frases han envejecido peor en esta pandemia que aquella de “con la independencia habríamos actuado antes y no tendríamos tantos muertos ni tantos infectados”. La pronunció el 20 de abril la consellera de Presidencia y portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó. Desde que el Govern asumió la gestión del coronavirus la situación va camino de desbordarse. Lleida fue el primer aviso. L’Hospitalet comienza a dar señales preocupantes y la cercanía con Barcelona lo convierten en una bomba de relojería. De hecho, el número de contagios en la capital catalana casi se han triplicado en la última semana. Un total de 458 barceloneses han dado positivo de Covid-19 del 6 al 12 de julio, lo que supone un incremento del 179% respecto a la semana anterior, cuando los casos detectados fueron 164. Este incremento sitúa la ciudad a los niveles de contagios de mediados de mayo (506 casos la semana del 18 al 24 de mayo). Tal y como ha resumido el jefe de epidemiología del hospital Clínic, Antoni Trilla: “Estamos en zona amarilla, más pendientes de la zona roja que de la verde. Al límite”.

Así la cosas, esta es la tercera semana que Barcelona registra una variación semanal con incrementos positivos después de un mes con datos a la baja. Los positivos subieron un 7% la semana del 22 al 28 de junio; un 82%, la del 29 de junio al 5 de julio, y esta última semana, del 6 al 12 de julio, casi se han triplicado (de 164 a 458). En el análisis por días destaca el 10 de julio cuando se registraron 247 casos nuevos, lo que hizo disparar la gráfica. Por todo ello, Trilla ha apelado a la responsabilidad individual para el cumplimiento de todas las medidas de seguridad y a las administraciones, ya que “no vale dejarlo todo en manos de los ciudadanos”.

A propósito de Lleida, Trilla ha defendido que el endurecimiento del confinamiento es “la única medida” que puede ayudar a mejorar la situación de Lleida y lamentó el “lío” judicial. “Puede haber detalles jurídicos, pero se debe intentar resolver teniendo en cuenta el objetivo principal”, dijo en declaraciones a Catalunya Ràdio. Por otra parte, dijo que pese al aumento de casos en L’Hospitalet de Llobregat, la situación no es la misma que la del Segrià y ha hecho un llamamiento a reforzar la vigilancia y el seguimiento de casos. Trilla ha asegurado que “se veía venir desde hacía varios días” que la situación de Lleida empeoraría. Sobre si se han tomado tarde las medidas, valoró que “se ha intentar hacer un poco más de cirugía”. “Realmente es la única medida que puede ayudar ahora a apaciguar el ritmo de transmisión”, dijo sobre el endurecimiento del confinamiento.

Añadió, sin embargo, que también “hay que mejorar” la capacidad de hacer pruebas y todas las etapas para lograr un verdadero control de los brotes, ya que ha lamentado que “probablemente ha fallado” en Lleida. En este sentido, dijo que el aumento de casos en L’Hospitalet “pondrá a prueba las capacidades” y apeló a actuar tan rápidamente como sea posible y hacer un “esfuerzo extraordinario”. No obstante, ha asegurado que L’Hospitalet y la zona metropolitana sur “no están en zona de riesgo de transmisión comunitaria” como para plantearse medidas como las de Lleida.