El Estado Islámico quería culminar su “venganza” contra Barcelona

Detenidos dos argelinos dispuestos a atentar en la que es la décima operación policial contra la yihad en España en lo que va de año

Barcelona como objetivo de los yihadistas. El pasado mes de mayo, fue la Guardia Civil la que acreditó esta auténtica obsesión de los terroristas por la Ciudad Condal, con la detención de Mohamed Yassin Amrani, que pretendía atentar con un dron contra el Camp Nou y contra una dependencia de la Policía.

Esta mañana, ha sido la Comisaría General de Información de los Mossos d'Esquadra la que ha arrestado en la Ciudad Condal a dos individuos de nacionalidad argelina que, según fuentes de la investigación, tenían ya objetivos fijados para perpetrar acciones criminales. No han sido revelados psro, tanto en vídeos como en carteles, los terroristas colocan siempre la imagen de la Sagrada Familia.

Se trata de la décima operación antiyihadista de las Fuerzas de Seguridad españolas en lo que va de año, lo que da idea del peligro que corre nuestro país al ser uno de los objetivos preferentes de Daesh (Estado Islámico, Isis) en occidente. La efectividad de los agentes ha sido la que ha evitado que los atentados pudieran materializarse.

La obsesión por Barcelona procede del ánimo de venganza de los terroristas por lo que para ellos fue un cierto fracaso en los atentados del verano de 2017. El objetivo inicial era causar entre 200 y 300 víctimas en la localidad, pero, al producirse la explosión accidental en el chalet de Alcanar, donde se preparaban las bombas, tuvieron que “conformarse” con 16 víctimas mortales y más de 150 heridos. Lo curioso es que la muerte de los terroristas la han presentado en sus redes como “asesinatos” que tienen que vengar y de ahí viene la citada obsesión.

La investigación de los Mossos es continuación de la desarrollada en enero del año pasado, cuando fueron capturados 19 individuos, cuatro de los cuales formaban el núcleo de la célula y que aún permanecen en prisión.

Tenían una estructura parecida a la que cometió los atentados en Barcelona y Cambrils en el verano de 2017. Disponían de una “red” de carteristas y ladrones para que se encargaran de suministrar los medios económicos con los que preparar los atentados.

Los detenidos de esta mañana, relacionados con aquellos, pretendían reactivar la célula y, según las citadas fuentes, tenían ya fijados los objetivos, que no han sido revelados. Les faltaban las armas y los explosivos, por lo que operación de los Mossos cobra una mayor importancia por su carácter preventivo.

Los arrestados, de 41 y 43 años, son de nacionalidad argelina y, una vez practicadas las diligencias, serán presentados en la Audiencia Nacional.

Según ha informado la policía catalana, la operación, dirigida por el juez Manuel García Castellón, se ha saldado con la detención de esos individuos y los correspondientes registros, que completarían el grupo de la operación Alexandria.

El operativo se ha realizado en el barrio de la Barceloneta, del distrito de Ciutat Vella.