Barcelona recomienda a los ciudadanos no salir de casa mientras ultima restricciones

La directora general de protección civil descarta el confinamiento perimetral, pero avanza recomendaciones. A las 11.30 horas, Torra concretará qué medidas se aplican para contener la covid

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la consellera de Salud, Alba Vergés, tenían esta mañana un acto en Girona. De esos para sacar pecho de la gestión del gobierno: la firma de un convenio para mejorar la asistencia de la región sanitaria de Girona. Entre otras cosas, iban a anunciar que el nuevo Hospital Trueta se construirá en el municipio de Salt. Pero el aumento de contagios en Barcelona y su conurbación en las últimas horas ha obligado a Torra y a Vergés a modificar su agenda. A las 11.30 horas se reúne el Procicat, el plan territorial de protección civil que gestiona la covid, para decidir qué medidas se implantan en Barcelona para evitar que la treintena de brotes detectados se descontrolen. Torra, Vergés, el conseller de Interior, Miquel Buch, y la portavoz del Govern, Meritell Budó, comparecerán para detallar el plan para contener al virus.

Barcelona tras los pasos de L’Hospitalet

La directora general de protección civil, Isabel Ferrer, ha avanzado en una entrevista en la televisión pública catalana que Barcelona dará un paso hacia atrás para contener el virus, similar a L’Hospitalet. Descarta el confinamiento perimetral, pero recomienda a los vecinos que se queden en casa.

Para evitar el máximo de contagio social, podría limitarse el aforo en bares y restaurantes al 50 por ciento en el interior. Fuera, en las terrazas, las mesas deberán estar a dos metros de distancia y se deberá pedir cita previa para ir a los establecimientos.

Más cosas. “Es muy probable que se cierren los locales de cierre nocturno”, ha dicho. También está sobre la mesa, limitar el acceso a las playas y cerrar recintos deportivos que no sean al aire libre.

Los nuevos casos de covid se han triplicado en una semana en Barcelona. Si la semana pasada se detectaron 157 casos, esta semana, los positivos han subido a más de 500. El 1 de julio, Barcelona diagnosticaba 32 positivos diarios. Mientras que la semana del 9 al 15 de julio, los diagnósticos diarios son ya 122. Este aumento de la curva lleva a pensar que puede seguir creciendo por inercia. Para evitarlo, se ultiman en estos momentos medidas. La tasa de contagios se sitúa en tres, esto quiere decir que cada persona contagiada pasa la enfermedad a tres contactos.