El independentismo prepara protestas contra la visita de los Reyes a Cataluña

Los CDR hacen un llamamiento a ir "todos" a Poblet (Tarragona), donde desembarcará este lunes el Monarca

Los CDR protestan en las inmediaciones del Auditori de Barcelona por la presencia del Rey

El independentismo parece indiferente a la situación que vive Cataluña, que se ha convertido en la autonomía más golpeada de España por los rebrotes del coronavirus. Los CDR, desactivados y desaparecidos durante la pandemia, preparan su vuelta a escena con una protesta contra la visita del Rey Felipe VI al Monasterio de Poblet (Tarragona) este lunes. “Todos a Poblet”, han reclamado a través de las redes sociales en las últimas horas.

Además de esta movilización que preparan los CDR -que, generalmente, se ha saldado siempre con incidentes-, ha quedado en el aire también otra acción de protesta que preparaban los principales partidos y entidades del separatismo. Planteaban formar una cadena humana en aquellos lugares que visitaran los Reyes para blindarlos e impedir que pudieran acceder. Si bien, con las medidas restrictivas impuestas por el Govern en las últimas horas pueden alterar los planes ya que sería un evidente riesgo por cómo esta evolucionando la pandemia en Cataluña.

El independentismo tampoco ha permanecido impasible a la salida de los presos del 1-O de la cárcel gracias a la concesión del tercer grado. En este sentido, al llegar a sus municipios, los líderes políticos fueron recibidos por una gran concentración de personas pese al sensible contexto en el que se encuentra Cataluña. Y eso que se cancelaron los actos de homenaje que estaban previstos por la tarde.

El líder de Esquerra, Oriol Junqueras, recibió el calor de su municipio, Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), donde ha sido alcalde, aunque evitó hacer ningún parlamento, tal y como sí hicieron Jordi Turull o Josep Rull.

También Dolors Bassa fue recibida por una gran multitud en Girona.

La bienvenida que dio Parets del Vallès (Barcelona) a Turull congregó a muchas personas.

También Josep Rull fue recibido en su población, en Terrassa (Barcelona), por un buen puñado de independentistas.