Torra estudia cerrar el ocio nocturno en toda Cataluña para combatir el coronavirus

El president se muestra inquieto por la relación de los jóvenes con la Covid

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha explicado esta mañana en el Parlament que estudia cerrar el ocio nocturno -discotecas o bares de copa, entre otros locales- en toda Cataluña para combatir la ola de contagios por coronavirus. Aunque ha reconocido que la situación “no es tan preocupante” como en marzo y ha dado datos para afirmarlo -por ejemplo, que los pacientes ingresados de gravedad en UCI siguen en cotas controladas (hay 56, lejos de los cerca de 2.000 que hubo en la fase crítica de la pandemia)-, también ha mostrado su inquietud por “la relación de los jóvenes con la Covid”. Si bien, también ha descartado un nuevo confinamiento domiciliario en la autonomía, como se había contemplado días atrás.

“Tenemos una situación difícil en el área metropolitana. Pero con todas las medidas que se tomaron la semana pasada, tenemos confianza. Y, en cualquier caso, el secretario de Salud Pública nos dirá qué es lo que tenemos que hacer. Antes se apuntaba a una posibilidad que se está estudiando: la posibilidad de cerrar el ocio nocturno en toda Cataluña”, ha asegurado en una respuesta a la líder de C’s en Cataluña, Lorena Roldán, durante la sesión de control celebrada esta mañana en el Parlament. De hecho, mañana, el recién nombrado secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ofrecerá una rueda de prensa donde tiene previsto anunciar nuevas medidas, entre las que se contempla el cierre de locales de ocio nocturno.

“Lo que es importantísimo ahora es que todo el colectivo vulnerable de Cataluña que forman unas 800.000 personas entre residencias y en casas, es que realmente las tengamos seguras y de ninguna manera el virus pueda entrar”, ha agregado, tras también dar una noticia positiva y es que parece que la situación en Lleida se está estabilizando tras ya casi tres semanas bajo medidas de restricción. “Esperamos que este fin de semana la curva pueda bajar”, ha precisado.

Si bien, ha vuelto a pedir “responsabilidad” a todos los ciudadanos. “No podemos poner un mosso detrás de cada ciudadano”, ha lamentado Torra, que también ha asumido -con cierto tono irónico- ser el “responsable último” de la crisis sanitaria. En este sentido, no han faltado críticas y reproches a la gestión del president, que ha protagonizado algún que otro momento de tensión con la oposición.

Por ejemplo, el líder del PSC, Miquel Iceta, y la líder de los “comunes”, Jéssica Albiach, han recriminado su gestión una vez ha recuperado las competencias. “Creemos que los 99 días del estado de alarma deberían haber servido para prepararse mejor para esta situación. Da la impresión que su Govern estuvo centrado en dar consejos al Gobierno en lugar de prepararse para sus responsabilidades cuando se acabara el estado de alarma. Y, en ese sentido, creemos que el hecho que la fase 3 durara 24 horas fue un grave error”, ha dicho Iceta.

Torra, en cambio hoy, más allá de algún ataque al Gobierno -al que ha acusado de conducir a España a liderar los rankings sobre peor gestión del coronavirus-, se ha mostrado más prudente y ha reconocido que están tratando de corregir todo aquello que sea necesario corregir. Entre otras cosas, en su pugna con Esquerra, ha dejado entrever que se ha encargado de poner orden en la conselleria de Salud -está en manos de los republicanos-, con el nombramiento de un nuevo secretario de Salud Pública, y ha recordado los recientes anuncios sobre el aumento de pruebas PCR y de rastreadores -está previsto que se tripliquen a partir de la semana que viene-.

También es cierto que ha reivindicado puntos de su gestión. Ha destacado que el Govern se anticipó pidiendo el confinamiento total, el salario mínimo o la obligatoriedad del uso de mascarillas.