Sociedad

Las hijas de pacientes de Alzheimer tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad

Las mujeres de más de 60 años son las que presentan más acumulación de proteína beta amiloide

Las hijas de pacientes de Alzheimer tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad, según un estudio
El director científico del Programa de Prevención del Alzheimer del BBRC, José Luis Molinuevo, y la doctora Eider Arenaza-Urquijo, que han participado en el estudio de la Fundación Pasqual Maragall FUNDACIÓN PASQUAL MARAGALL

Un estudio realizado en el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelona Beta Brain Research Center (BBRC), con el impulso de la Fundación La Caixa, ha detectado que las mujeres que se acercan a la edad en la que sus progenitores tuvieron síntomas de Alzheimer tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los resultados del estudio han indicado que los participantes que presentaban una mayor acumulación de la proteína beta amiloide -marcador del Alzheimer- eran las mujeres de más de 60 años y que estaban a una proximidad de entre 7 y 8 años antes de la edad en la que alguno de sus padres empezó a manifestar problemas cognitivos, ha informado este lunes en un comunicado la Fundación Pasqual Maragall.

"Este trabajo nos aporta información novedosa a añadir a la historia familiar para identificar con mayor exactitud a personas que pueden estar a más a riesgo de desarrollar Alzheimer", ha reflexionado el director científico del Programa de Prevención del Alzheimer del BBRC, doctor José Luis Molinuevo, que ha apostado por un modelo de prevención personalizada basado en la detección de los factores de riesgo de la enfermedad de cada persona.

La investigación, que se ha publicado en la revista científica ‘Neurology’, también apunta que, con la edad, las personas que han sufrido episodios de ansiedad o depresión en el pasado tienen una mayor atrofia del hipocampo, que es una de las estructuras cerebrales que más tempranamente se ve afectada en la enfermedad de Alzheimer.

La acumulación de la proteína beta amiloide puede empezar a desarrollarse hasta 20 años antes del inicio de los síntomas clínicos de la enfermedad e incrementa exponencialmente el riesgo de padecer deterioro cognitivo y de entrar en la fase clínica de la enfermedad de Alzheimer, aunque hay personas que nunca desarrollarán síntomas, ha indicado la Fundación.